Viaje en potencias de 10

Comenzando por 10 centímetros, y multiplicándolos por 10, y luego por 10, y otra vez por 10, y así sucesivamente, este vídeo muestra un hermoso y trepidante viaje en potencias de 10 hacia adelante (el espacio infinito), hacia atrás (la materia de la que estamos hechos) y otra vez hacia adelante:

Amazing Isn't It?

Posted by Wonderful Engineering on Saturday, April 9, 2016


Carlos me indicó que el vídeo es un remake de “Powers of Ten”, una pieza realizada en 1977 y que trata sobre “el tamaño relativo de los objetos en el Universo y las consecuencias de añadir otro 0”:

Una buena forma de visualizar el crecimiento exponencial (en este caso, la cantidad de zoom aplicada a una imagen).

Los traductores de Facebook

Aunque ya me había ocurrido varias veces el que Facebook me traduzca los status de algunos de mis contactos (cuando están escritos en idiomas distintos al castellano o al inglés), hoy me percaté (en este post de Luis) de que, adicionalmente, puedes calificar la precisión de esa traducción:

El traductor de Facebook

Es un detalle con el que los usuarios pueden retribuir a la plataforma a cambio de recibir la traducción de un status en un idioma que no comprenden. El detalle parece pequeño, pero como decíamos en este post (“Átomos y Bits”), cuando lanzas un pequeño detalle para una población de más de 1600 millones de personas, las consecuencias son gigantescas.

En este caso, que somos los propios usuarios los que perfeccionamos (en tiempo real) la precisión de las traducciones que ofrece Facebook. No sus ingenieros, sino su comunidad.

Bits 1 – Átomos 0.

Una visualización de los cálculos por segundo

Crecimiento Exponencial poder computación

La imagen que abre este post ha de ser una de las más referenciadas cada vez que alguien habla de la Ley de Moore (que cumplió 50 años en 2015 y ahora corre el riesgo de quedar obsoleta), la cual que reza que cada 18 meses las computadoras duplican su número de microprocesadores y abaratan su coste a la mitad, causando un incremento exponencial en su capacidad de realizar cálculos por segundo.

Pero como quizá visualizar una gráfica no da a entender exactamente lo que representa estar rodeados de algo que crece exponencialmente, me pareció particularmente acertada esta animación que encontré ayer en un grupo de Facebook, donde asemejan el número de cálculos por segundo que puede realizar nuestro cerebro con el número de onzas de agua existentes en el Lago Michigan:

Cálculos por segundo

Esa forma de crecimiento, en la cual parece que no pasa nada hasta que de repente todo se dispara, es una muy buena forma de explicar, entre otras cosas, cómo el uso de plataformas o herramientas pasa de ser potestad a los “early adopters” a ser algo que pertenece al “mainstream”, tal como les contaba en este post sobre las diferencias entre los crecimientos lineal y exponencial.

El día en que desaparecieron los idiomas

Torre de Babel

La implicación principal del crecimiento exponencial de la tecnología es la de que, por un precio cada vez más asequible, nuestros ordenadores tienen cada vez más capacidad para realizar cálculos por segundo.

Imagina, por ejemplo, la cantidad de variables a tener en cuenta y operaciones que ha de realizar un coche autopilotado en un instante determinado. Hace muchos años era imposible realizar tantos cálculos simultáneamente, y hace algunos menos años ya era posible, pero muy caro. Ahora, ambas dos se cumplen, y por ello es muy probable que un día, mucho antes de lo que te esperas mientras lees estas líneas, te veas dentro de un coche que circula de forma autónoma.

Siendo emigrante en un país cuyo idioma es distinto al del lugar en que nací, esa forma de crecimiento (del que puedes saber más leyendo estos textos que publiqué hace casi tres años) es tremendamente relevante cuando una máquina, vía la cantidad de cálculos por segundo que ya puede realizar, es capaz de traducir prácticamente en tiempo real lo que está diciendo tu interlocutor en una conversación:

Más aún si ese “traductor” lo puedes llevar encima:

Piénsalo así: estas traducciones serán más y más “en tiempo real” cuanto más tiempo pase, incluyendo además más y más idiomas. Hasta que lleguemos al punto en el que la palabra “idioma” desaparezca porque esté carente de significado alguno.
Se puede uno imaginar entonces a los traductores del mundo levantándose en armas contra las máquinas, igual que los taxistas se levantan y revolucionan contra Uber.

Adiós a la Torre de Babel.

Cómo ahorrarse un viaje a la ferretería

¿Cómo? ¿Que se te averió el cabezal de la ducha y tienes que ir a comprar uno a tu ferretería/Home Depot más cercano? No lo hagas, mejor descárgate de Internet los planos e imprímelo tú mismo con una impresora 3D, ¿no? (vía Russell Neches)

Cabezal de ducha

Y por eso creo que tiene tanta importancia entender a las industrias en su modelo exponencial. Because that’s how we roll en 2013, baby.

México, el playground de innovación del mundo

Hace un par de meses Nike México nos buscó para proponernos exponer por qué, según desde el punto de vista de Flock, México (uno de los mercados emergentes de la marca) es un gran lugar para buscar y promover la innovación. De aquella primera presentación que preparamos Sebastián y yo salió esta otra (ligeramente más pulida) que hoy desgloso en este post, y que ambos hemos adoptado como una parte importante de las charlas que impartimos, sobre todo cuando el público es mayoritariamente universitario.

Durante algún tiempo anduvimos pensando en si debíamos publicar la presentación aquí o dejarla únicamente para nuestras apariciones presenciales, pero al final decidimos que cuanta más gente la vea, mejor, así que, aunque probablemente no sea el mejor método les dejamos el contenido y la explicación de cada una de las diapositivas. Supongo que lo más idóneo es abrir la presentación en una ventana de navegador, mientras dejan en otra la explicación reseñada anteriormente para ir leyéndola a medida que avancen.

La charla (titulada “México: el laboratorio de innovación del mundo”) versa sobre los cuatro motivos por los que una persona o compañía pretende innovar:
· porque quiere ser rico
· porque quiere ser famoso
· porque es la única forma de sobrevivir
· por simple curiosidad

De forma peculiar, estos cuatro motivos confluyen en México de una forma poderosa, convirtiendo al país en quizá el futuro playground de innovación del mundo, así que aquí va la charla, escrita como si la estuviéramos exponiendo de forma hablada. Esperamos que les guste (o resulte de utilidad, al menos):
Continue reading México, el playground de innovación del mundo

Tecnología que crece, comportamiento que nace

En este blog siempre me ha parecido muy interesante escribir sobre cómo el crecimiento exponencial de la tecnología va haciendo notarse a ésta en el contexto en el que todos convivimos de forma cada vez más popular, desde cuando se basaba únicamente en poner logos de Twitter y Facebook en billboards publicitarios hasta cuando Psy rebasó los mil millones de hits en YouTube con su primer vídeo.

Y ahora, creo, los cambios empiezan a ser más sutiles, porque ya no tienen que ver con la tecnología sino cómo su presencia nos afecta, más allá de la ya tan sabida netiqueta cuando estamos en línea. Y un par de ejemplos que me han sucedido recientemente.

Por ejemplo, sacar el teléfono para tomar fotos o grabar en vídeo a unos niños que subieron a probar la tienda que hicimos para Nike. Justo cuando iba a empezar la grabación una duda me invadió: ¿es lícito tomar imágenes o vídeos de menores de edad y subirlas a la red sin consentimiento de sus padres?

Porque puede que en México aún pueda hacerse eso, pero si lo haces en España lo más probable es que tengas un problema si alguien se da cuenta.

La segunda me ocurrió cuando Mau y yo estábamos esperando en la fila de una cafetería y yo estaba intentando acceder a la tienda de Apple desde mi iPad, proceso que Mau observaba porque no tenía nada mejor que hacer que esperar… hasta que llegamos a la pantalla donde la AppStore te pide que introduzcas tu nombre y contraseña para acceder a tu cuenta de usuario. Y entonces se produjo ese momento incómodo de “¿se apartará él solo o me aparto yo o le digo a él que se aparte para poder introducir la contraseña sin que nadie mire?”

En este caso concreto, fue el propio Mau el que se apartó, pero luego a los dos nos surgió la duda de qué hubiera pasado si no lo hubiera hecho. Porque quedarse mirando la pantalla de un dispositivo ajeno mientras un usuario introduce su contraseña parece tan molesto como que un desconocido se te quede mirando porque sí mientras comes, por ejemplo, un plato de sopa.

Así que igual resulta que los viejos hábitos no desaparecen, sino que sólo incorporamos más y más hábitos nuevos. O al menos, eso parece.

El billón de views del Gangnam Style

Retomando la escritura después de una temporada enterrado de trabajo, y antes de meterme en harinas de otro costal en días próximos, retomo el asunto de los crecimientos lineal y exponencial y el cómo la gente cada vez tiene un acceso más fácil y barato a tecnología.

Una anécdota muy simple para ilustrar este punto: el billón (de los de Estados Unidos, mil millones para nosotros) de “views” que “Gangnam Style” alcanzó en apenas unos meses a finales del año pasado.

Probablemente sea muy obvio, pero merece la pena prestarle atención. Cuando “Edgar se cae” se volvió un auténtico hito en la historia de Internet (en 2006) lo hizo con menos de veinte millones de “views”. Por el camino, vídeos de Lady Gaga o Justin Bieber que vivían en los cientos de millones. Y ahora vamos por los miles de millones. Un mundo con más o menos el mismo número de personas, pero con millones más de dispositivos que sirven para entrar a YouTube y ver el vídeo de moda. Y más, y más, y más. Y como ven, en cada frase agrego un 0. Hagan sus cuentas 🙂

Las industrias del modelo exponencial

Nota previa 1: Antes de leer este post debes leer el post de ayer sobre las diferencias entre crecimientos lineal y exponencial.

Nota previa 2: Véase la Nota previa 1.

¿En qué momento se convierte una industria con crecimiento lineal en una industria con crecimiento exponencial? Una forma muy simple de responder es decir que una industria cambia de lineal a exponencial cuando el objeto de esa industria se vuelve información.

¿Información? ¿Cómo que “información”? Lo explico con un ejemplo, para variar. Piensa en un objeto tan rudimentario como pueda serlo una linterna, un aparato de iluminación que utilizas cuando quieres alumbrar algún lugar oscuro. Con esta definición, queda claro que una linterna es un objeto FÍSICO. ¿Pero qué pasa si se va la luz y no encuentras la linterna por ningún sitio? Es entonces cuando puedes sacar tu teléfono móvil, conectado a Internet vía una conexión 3G, y descargarte alguna de las muchísimas aplicaciones que sirven para hacer de la pantalla del dispositivo un aparato que dé tanta luz como la linterna que no encuentras. En este punto, lo físico es el teléfono, y la linterna ya no es un objeto sino una serie de datos que descargaste. Información, datos, 0s y 1s, dilo como quieras.

Continue reading Las industrias del modelo exponencial

Crecimiento lineal y crecimiento exponencial

Uno de los principales conceptos que hay que entender para comprender la diferencia entre la industria de la publicidad y la de la innovación es la diferencia entre industrias que crecen linealmente vs industrias que crecen exponencialmente.

Para ello expondré un simple ejemplo. Imagínate que por cada paso que das, avanzas un metro. Así, cuando estás detenido has avanzado 0 metros. Cuando das un paso, avanzas 1 metro. Dos pasos, 2 metros, y así sucesivamente hasta que en el paso 30 habrás avanzado 30 metros. Si tuviéramos que expresarlo en una gráfica, donde el eje X es el número de pasos y el eje Y es el número de metros recorridos, se vería así:

Este crecimiento es el lineal.

En cambio, cuando hablamos de crecimiento exponencial la cosa cambia, porque en vez de tratar directamente con los números tratamos con el resultado de elevar 2 a la potencia de ese número. Así, y siguiendo con nuestro ejemplo de los pasos, cuando estás detenido (momento 0) habrás avanzado 2 elevado a 0 metros (o sea, 1). Cuando das un paso, habrás avanzado 2 elevado a 1 metros (o sea 2). Dos pasos, 2 elevado a 2 metros (4), y así sucesivamente, hasta que en el paso 30 habrás recorrido 2 elevado a 30 metros (o sea, 1073741824). La gráfica de esto que acabo de contar se vería así:

La adopción de tecnología, por el hecho de que cada vez puedes acceder a más poder de cómputo por mucho menos precio que hace un año o seis meses (si no lo crees, mira tu teléfono móvil y recuerda el que tenías hace tres años), sigue un modelo exponencial y no lineal, al igual que las nuevas “plataformas” de comunicación. En este punto, es destacable resaltar que en el modelo exponencial, si nos fijamos en la segunda gráfica, pasa muchísimo tiempo donde el número del eje vertical no es tan grande (los metros recorridos, en nuestro ejemplo) y parece que no está ocurriendo nada, hasta que de repente se dispara y ya todo el mundo sabe de la novedad, y pareciera que ésta surgió por arte de magia cuando en realidad llevaba muchísimo tiempo gestándose. Esto puede servir para explicar el por qué hace tres años Twitter lo usaban sólo los llamados “early-adopters” y de repente, un día, todo el mundo tiene su cuenta y postea sus mensajes en 140 caracteres.

La industria publicitaria sigue basada en el esquema de crecimiento lineal. En cambio, los “millennials” (y en general todo el talento con ADN digital de serie), funciona con un esquema mental más cercano al modelo exponencial. Por eso los talentos digitales no quieren ir a trabajar a una agencia de publicidad, porque donde antes podían recorrer 30 metros ahora pueden recorrer 1073741824, y porque probablemente estén más cerca de encontrar lo que buscan en Google, Tumblr o abriendo su propia compañía. Y por eso, por seguir ese modelo lineal, la publicidad y el marketing avanzan TAN despacio, lo cual es terrible para agencias y marcas porque, como escribiré mañana, “digital” ya no es un medio sino un nuevo paradigma.

True story. Y to be continued.

PS: Resulta que sé usar toda la suite de Adobe pero soy un torpe con Excel, así que muchas gracias a Pablo por ayudarme con las gráficas 🙂