Mundo simulado

Diamante de los Sims

Si el mundo que vivimos es una simulación, entonces la vida que conocemos no es más que un videojuego inmenso donde alguien está jugando una partida.
Es un videojuego donde cada jugador toma el control del protagonista, un personaje llamado Elon Musk.
Un videojuego donde el objetivo para ganar es lograr llevar a la humanidad a Marte.
Todo eso que pregonan de la reencarnación o la vida en el más allá no es más que el jugador reiniciando su partida cada vez que pierde una vida en el escenario en el que está jugando.
Y nosotros… nosotros sólo somos pixels en la pantalla de alguien.

Ok, no seamos tan negativos. Quizá hayamos logrado llegar a ser hologramas en la sala de estar de ese alguien.

HBO y el plan B

Fallo de "Game of Thrones"

Fue tan alta la expectativa por el inicio de la séptima temporada de “Game of Thrones” que los servidores de HBO no dieron abasto para poder servir el contenido a la gran cantidad de usuarios que (parece ser) nos conectamos simultáneamente. Una tragedia, porque en esta época de Netflix and chill y binge-watch de series, el ver una serie capítulo a capítulo a una hora determinada se vuelve, como dice Salles, un evento en tiempo real como, por ejemplo, la final de una Copa del Mundo de fútbol.

Lo cual le hace a uno pensar en varias cosas:
Continue reading HBO y el plan B

La hora Swatch y el meridiano de Netflix

Husos horarios

A finales del siglo pasado, en la creencia de que en un mundo hiperconectado 24/7 no tiene sentido separar a las personas por husos horarios, surgió una iniciativa llamada la Hora Swatch (también llamada Hora Internet), en la cual cada día se dividía en 1000 fragmentos y la hora se marcaba igual para todos los habitantes del planeta, donde quiera que estuviesen.

No recuerdo que tuviera mucho éxito, como pasa con muchas de las cosas que surgen veinte años adelantadas a su tiempo, pero lo cierto es que, siendo 2016, yo apenas noto la diferencia horaria con la gente con la que trabajo o me relaciono y que vive en otros lados del planeta.

España está seis husos horarios por delante de Miami y siete de México, pero nunca siento que tenga que esperar seis o siete horas por alguien de allí si es que necesito algo. Mucha gente que vive en aquel lado del charco suele estar despierta (y conectada) a altas horas de la noche (no sabemos si son insomnes o madrugadores), cuando para mí aún es por la tarde. Y a su vez, tengo por costumbre levantarme temprano, cuando por aquellas latitudes aún no es ni la hora de comer.

Y en ese contexto hay horas que son comunes para todo el planeta. Cuando HBO Now lanza el nuevo episodio de “Game of Thrones. O cuando Netflix lanza la nueva temporada de la serie de Netflix que más les guste. No importa dónde estés o la hora que sea. A esa hora es la hora a la que un nuevo episodio (o una temporada completa) se libera y todos acudimos raudos y veloces a verlo.

A mí me pasó hace poco con “Stranger Things”. La vi de un tirón el fin de semana que salió. Y ahora veo como muchas personas de mi timeline la van descubriendo poco a poco, aunque para mí y para los amigos con quienes la comenté hace tres semanas es algo que pertenece, no al pasado, pero sí a un huso horario distinto. Y no estaremos todos en el mismo huso horario hasta que todos hayamos alcanzado un episodio determinado.

Lo mismo me sucede cuando soy yo el que llega tarde al descubrir algo que muchos de mis amigos ya hayan visto, como me ocurrió recientemente con “Sense 8”. Son ellos los que van varios husos horarios por delante mío.

Piénsenlo. La Hora Swatch sigue vigente con distinta forma.
Quizá haya que renombrar el Meridiano de Greenwich como el Meridiano de Netflix.

Españoles hablando inglés… o no

Este es el tipo de situaciones que me dejan cara de Buster Keaton.
Como bien sabrán (si no viven en una cueva) el pasado domingo se estrenó mundialmente la cuarta temporada de la serie “Game of Thrones”. De forma obvia, el “mundialmente” incluye a España. Donde, por una vez, no emitieron la serie doblada sino en versión original. Subtitulada. Y éstas fueron las reacciones:

"Game of Thrones" en España

Un buen reflejo de por qué luego a los españoles nos da tanto miedo el salir a trabajar fuera de España, un país con un desempleo del 25% que piensa que el único lugar del mundo donde uno puede trabajar es en la propia España.

Y así nos va, no en vano el propio Club de Creativos organizaba (no sé si aún siga haciéndolo) cursos de inglés para creativos desempleados. Y uno que pensaba que, en 2014, el desempleo era un problema global y no local…

Lo gigante es noticia

Gigante 1

Lo gigante es noticia, y el mundo del entretenimiento lo aprovecha. Parece que la cuestión pasa esta semana por construir cosas gigantes que sean noticia por sí mismas:

En estos días se celebra en San Diego una nueva edición de la célebre y tradicional feria Comic-Con, que se viene realizando desde 1970. Lo que empezó en su momento como una simple reunión de fans de los cómics, es hoy un megaevento que además de atraer multitudes afines a los cómics, el manga, la ciencia ficción, el cine y los videojuegos, atrae también a marcas como Xbox, MTV, Penguin Books, Sony Pictures, Warner Channel y muchas mas.

Entre esas muchas más, este año se ha sumado WIRED. Y lo ha hecho a partir de unas preguntas: ¿se puede llevar a otro nivel el mundo del cosplay? ¿Se puede sorprender en el ya esperado panorama de personajes vestidos a lo Ghostbusters, Star Trek, Wolverine o Goku? ¿Se puede ser noticia entre tantas marcas apostando por querer llamar la atención al mismo tiempo en ese contexto?

En 24 días seguidos e intensos de trabajo junto a la gente de Legacy Effects (los creadores de robots de Iron Man y Pacific Rim, entre otros) han construído este asombroso “robot” de casi 3 metros de altura, que pesa 182 kilos y del que está hablando el universo geek por toda Internet:

Mientras tanto y de este otro lado del mundo, la gente de HBO plantó hace unos días una calavera de dinosaurio de 3 metros y medio de alto y 12 metros de largo (tan grande como un bus double deck inglés) en la playa inglesa de Dorset, para promocionar la tercera temporada de Game of Thrones:

Gigantes 2

Más fotos, aquí:
http://www.flickr.com/photos/taylorherringpr/sets/72157634678240336/

Y ahí tenemos, medios de aquí y de allá convirtiendo en noticia (“free media”, “buzz”, “viral”, y toda esa jerga con la que manchamos las presentaciones y los video cases los que trabajamos en publicidad) estas apuestas a muy buenas producciones de algo impactante, algo que da de qué hablar al menos por un rato, algo que compartir con amigos sin tener que soportar bajadas de discursos o logos que cierran lo que se ve.

Ya que estamos, ¿cuánto tardaremos en ver a un par de marcas de bienes de consumo o servicio apostando a construir algo de más de 3 metros de altura con la esperanza de ser tan noticia como el robot o la calavera?

Un cliente en Winterfell (o Invernalia)

Carátula de la serie Game Of Thrones

Iba a escribir sobre otra cosa, pero lo que me pasó ayer fue tan fuera de lo común que no puedo pasarlo por alto: para explicar cómo funciona internamente la empresa en la que trabaja, un cliente utilizó como analogía las Casas y clanes de la serie televisiva “Game of Thrones”, lo que incluyó el decir (respondiendo una pregunta mía) que si algo había que verlo con determinado departamento sería complicado porque eso era como ir más allá de los ríos, donde anda Daenerys Targaryen.

Cabe añadir que mi cliente se considera Stark y no Lannister, lo cual no sé si me deja tranquilo o no… *ya saben que los Lannister son unos hijos de puta pero siempre pagan sus deudas*.

Fe en la humanidad

O como dijo Sebastian, hemos recuperado un poco de fe en la Humanidad.