Big Data y ecuaciones geek

Hay tantos, tantos y tantos datos generados por tanto aparato conectado a Internet en estos días que extraer conocimiento de ello debería ser una obligación de toda compañía que tenga como tarea ofrecer servicios o productos a usuarios finales. Justo de eso tratan los sistemas que se clasifican bajo ese término conocido como Big Data, que sirven para generar desde cuestiones simples como “De cada diez aficionados del Real Madrid, cinco tienen hijos aficionados del Atlético de Madrid” (lo que te puede servir para crear una idea de “reconquista” para una campaña) hasta modelos predictivos de saber cuándo vas a pedir tu próxima pizza viendo el registro de las que has pedido hasta ese momento.

Es por eso que creo que el futuro de la planeación estratégica (o planning, como la llaman en las agencias de publicidad) tiene mucho más que ver con destilar conocimiento a partir de datos duros que seguir sirviendo “lugares comunes” como “los adolescentes ven más horas de YouTube que de televisión”. Coño, ya lo sé, el tema es cuántas más y por qué. Así que, como suelo decir, adiós planners, hola data scientists: los nerdstars son los nuevos rockstars.

Y bueno, en esta santa casa llamada Flock tenemos un departamento relacionado con ese tema, donde diariamente sus integrantes trabajan para ofrecer soluciones a nuestros clientes basadas en recolección y análisis de datos. Y como son gente brillante pero muy geek, uno acaba por contagiarse y también decide escribir en modo ecuación cualquier cosa que se le pasa por la cabeza, como por ejemplo:

Que explicado brevemente significa que ROFL es un LOL de X, cuando X tiende a Infinito. ¿No? Ahhh, los nerds, que dominarán el mundo, como ya pasó en las últimas elecciones de Estados Unidos.

#Aystoff: Cojines geek

Alguien había dejado sobre su mesa el cojín de la imagen que abre este post el día en que me despedí de JWT México. Sin indagar mucho sobre su origen le tomé una foto y la subí a mi cuenta de Instagram, hasta que tras un par de comentarios curiosos aparecieron Esperanza y Martha a reclamar la maternidad del susodicho como parte de su proyecto #Aystoff, una variada colección de cojines de diversas temáticas geek que pueden encargarse por correo electrónico.

Y no sé qué hacen aún leyendo esto en vez de revisando los modelos para pedir los suyos.

Chiste geek para una tarjeta geek

A lo que uno se expone cuando se hace unas tarjetas de presentación bastante geek

… es a que te hagan comentarios más geek incluso que las propias tarjetas:


*”El único problema es que si la agarras de la esquina derecha, la tarjeta desaparece”*

Ja.

2011 y un libro por semana, capítulo 7

Después de algún tiempo sin actualizar esta sección (por obvios motivos de falta de tiempo), retomé con fuerza mi propósito de leer un libro por semana en 2011, empezando por:

Un geek en Japón
(Héctor García)
NORMA Editorial
+ enlace en Amazon

Héctor García vive desde hace años en Japón, y es su blog Kirainet.com el lugar donde recopila todas las peripecias y observaciones generadas por el contraste entre el origen occidental del autor y una cultura tan cerrada y exótica como la japonesa. El blog, extractado como libro, es una magnífica guía para comenzar a introducirse en ella, aún sabiendo que nunca una página del libro reemplazará a la verdadera experiencia de pisar suelo nipón.

Pixelfari: el navegador que todo lo pixeliza

Icono de Pixelfari

Pixelfari es un navegador que convierte todo contenido navegado a su versión píxel de 8-bit. Lo único malo es que no reconoce caracteres del alfabeto castellano, pero no importa tanto porque la experiencia de navegación es muy divertida.

Imágenes hermosas sin motivo aparente, capítulo 3

Más imágenes hermosas publicadas sin motivo aparente. La primera de ellas es una versión “geek” (encontrada por Harry y que incluye una referencia a uno de los memes de Internet más famosos) de las famosas líneas “Roses are red / Violets are blue / Sugar is sweet / And so are you”:

Roses are #FF0000

La segunda, un mensaje de ayuda en camino de lo más sugerente, la encontré en un tweet de Laura Pastrana, referenciando una imagen del photostream de Flickr de Lina Obregón:

Help is on the way

Amor g33k

Foto de Sandra y Abraham

Conocí a Sandra y a Abraham el pasado mes de Agosto, cuando hablé sobre Digital Invaders en una de las reuniones de Café de Altura. Sandra y Abraham son esposos, y se quieren, y también son un poco geek. Sólo desde ese amor geek puede comprenderse el esfuerzo de Abraham de recopilado de teclas sueltas y cables de auriculares que ya no funcionan para conseguirle a Sandra un collar tan chulo como éste:

Collar geek

Parece que en esta época tecnológica el precio del amor ya no se marca en Tiffany’s.

Firmas de correo que no se repiten

Random Signature

A veces envío correos electrónicos cuyo único contenido es un “OK”, o un “ahora te lo envío”. Pensé entonces que podría ser interesante que cada correo tuviera una firma que hiciera que, al menos por dicha firma, el correo valiera la pena, incluso si el contenido era un simple “Recibido”. También supe que no quería que salieran de mis dedos dos correos electrónicos idénticos, incluso si el destinatario y los contenidos de asunto y mensaje eran los mismos. Así que me dí a la tarea de intentar generar una firma aleatoria para mis correos, para que cada uno de ellos concluyera de distinta forma a los demás. Por ejemplo, yo quería (me dije) que los correos que envío terminaran con alguna de las siguientes frases:

– drum machines have no soul
– what would brian boitano do if receiving this email?
– actionscript virtual machines kill fascists
– we were down to saltillo in a colorado car
– digital porcupines rule internet advertising
– flash, bam, alakazam, out of an orange, colored, purple stripes
– viralmarketing is a four letter word
– papa’s got a brand new richmediabanner
– and your mouse will come to kiss me for what i’ve done
– all your click are belong to us !
– orange mocha flashppuccino !
– interactive artists are only well paid on commercial work
saying hello is better than saying goodbye
– i skate to where the mouse is going to be, not to where it’s been
– i hate summer, i hate spring, i love only what you’re trying to click
– applaud, my friends, this email is finished
– somewhere, over the right click, bluebirds fly
– dorothy, follow the yellow click road !
– below the line means working in a room at -6ºC
– no clicki, no laundry !
ponies are funnier if they’re interactive
– i have my clicks but they do not have me
– the day the one-click-bannerz took over
– semolina pilchard clicking on the eiffel tower !
– a viral is not viral until it is viral
– amantes amentes click !
– come and click them !
– tonight we click in hell !
– this is the click who clicks speaking
– there ain’t no such thing as a free click
– i know it was you fredo, you clicked my heart !
– sent from my desktop ordinary computer
– i see dead banners
– i am the click that you choose to ignore

Por lo general, las aplicaciones de correo (como Mail en Mac OS o Outlook en Windows) permiten configurar una o varias firmas para los mensajes, pero nunca permiten que sean intercambiables entre cuentas o que una cuenta pueda elegir de entre todas las firmas que se encuentren configuradas, por lo que mi problema o deseo seguía siendo eso, un problema o deseo.

Continue reading Firmas de correo que no se repiten

YouTube y sus vuvuzelas

Ya saben que para un geek lo geek es hermoso. Sólo desde ese punto de vista puede apreciarse la belleza de que YouTube haya decidido, desde hoy hasta la conclusión del Mundial de fútbol, incluir un baloncito en todos sus vídeos que, al presionarse, reproducen el molesto sonido de una vuvuzela, ese artilugio que tanta fama ha adquirido durante el Mundial de Sudáfrica.

Youtube y su vuvuzela

Más geek aún sería poder enviar la URL del vídeo con un parámetro que permitiera llegar al contenido con el volumen de la vuvuzela activado, algo como “&vuvuzela=1”, pero supongo que ya es mucho pedir, no importa.

Pasen y vean, qué hermoso, Youtube y Google FTW!

Bill Gates y la adorable pantalla que falla

Hoy en Twitter me descubrí en una lista llamada “wild-geeks-adventure-club”. No sé si soy “wild-geek”, pero probablemente sí que soy medio-geek y por eso siento tengo fascinación por el número 404 allá donde voy. Puesto que es el número que se muestra cada vez que no se encuentra un documento al otro lado de un click sobre un enlace para acceder a un contenido online, cada vez que piso un hotel y estoy en el piso 4º acudo raudo y veloz a tomarle foto a las puertas de las habitaciones 404, en la creencia de que cuando uno abre dichas puertas encuentra el vacío al otro lado. O el espacio infinito o un canvas en blanco como si todo fuera The Matrix.

A veces, los viajes ofrecen grandes momentos geek, como por ejemplo éste en el aeropuerto de Denver (Estados Unidos), un día en que me tocó salir por la puerta 404 (aunque sí había cosas al otro lado de la misma… Denver):

Salida del aeropuerto de Denver

Continue reading Bill Gates y la adorable pantalla que falla