HBO y el plan B

Fallo de "Game of Thrones"

Fue tan alta la expectativa por el inicio de la séptima temporada de “Game of Thrones” que los servidores de HBO no dieron abasto para poder servir el contenido a la gran cantidad de usuarios que (parece ser) nos conectamos simultáneamente. Una tragedia, porque en esta época de Netflix and chill y binge-watch de series, el ver una serie capítulo a capítulo a una hora determinada se vuelve, como dice Salles, un evento en tiempo real como, por ejemplo, la final de una Copa del Mundo de fútbol.

Lo cual le hace a uno pensar en varias cosas:
Continue reading HBO y el plan B

Entrevistado Pokémon, capítulo 30

De Pokémon Go podemos aprender muchas cosas, como, por ejemplo, que necesitas WiFi en tu negocio para que la gente quiera entrar. También, que es un buen termómetro para saber en qué estado se encuentra nuestra tolerancia. De algo por el estilo escribí un post en mi cuenta de Facebook y la gente lo compartió tanto que (no sé muy bien cómo) terminé entrevistado por Marialí Bofill en La Segunda, un periódico de Chile (click sobre la imagen para agrandar)

Entrevista Daniel en La Segunda (Chile)

Aquí la versión online del mismo texto.

Hay un Pokémon en tu tienda

Como ya sabrán, el fenómeno de las últimas semanas es Pokémon Go: todo el mundo, por todas partes, capturando Pokémon con su teléfono.

Así que no fue extraño que el domingo pasado, cuando andábamos de paseo por las instalaciones del Dolphin Mall (un gigantesco centro comercial de Miami) nos topáramos con esto:

Pokémon Go sin WiFi

Entré para preguntar cuánta gente había llegado buscando Pokémon y pedido el descuento del 10% y me dijeron… que… nadie.

Porque en ese mall hay tanta gente que el WiFi gratuito de que dispone se satura, así que si abres la aplicación cuando pasas cerca de la tienda nunca consigues que el juego se cargue completamente, porque la señal que llega a tu teléfono apenas alcanza para usar algún app de mensajería.

Alguien podrá decirme que los usuarios podrían usar su propio plan de datos en vez de el WiFi del mall, pero entonces yo contestaría que eso es dejar a la suerte uno de los elementos principales para que la gente juegue Pokémon Go: una conexión a Internet estable.

Imagino que no es éste un problema que tengan los dueños del restaurante cuya pizarra encontré en un tuit esta mañana:

Pokémon Go con WiFi

Moraleja:
Táctica de descuentos usando Pokémon Go, sí.
Y WiFi propio para que los usuarios puedan usarlo, también.

O sea, que el mayor número de variables para que la gente participe dependan de ti y no de los demás.

Adoptando tecnología

Este era mi teléfono en 2003, la primera vez que viajé a Estados Unidos, un Nokia 7650:

Siempre recordaré, al pasar por uno de los controles de seguridad, mi conversación con un agente muy malencarado que intentaba abrir el teléfono como si fuera uno de esos antiguos Motorola StarTAC:

Agente: ¿Qué es esto, señor?
Yo: Un teléfono
Agente: No parece un teléfono
Yo: Se abre así, tiene una cámara
Agente: ¿Una cámara de fotos en el teléfono? ¿Para qué?

Catorce años después nadie se pregunta por qué tener una cámara de fotos en el teléfono, todos lo aceptamos como algo normal y ni siquiera recordamos cómo eran los teléfonos antes de la aceptación masiva de la fotografía digital.

Realidad aumentada

Vivimos estos días la explosión de popularidad de Pokémon Go y, por ende, de la tecnología que la soporta (Realidad Aumentada). Pero la Realidad Aumentada no es nada nuevo. Ya la usábamos en publicidad hace ocho o nueve años, con la única diferencia de que usábamos la webcam de tu ordenador en vez de la cámara de un teléfono. Pero es ahora cuando los usuarios la comienzan a utilizar sin poner en cuestión la capa de tecnología que la soporta.

Siguiendo la estela, muchas otras tecnologías están aún a, al menos, diez años de que sean masivamente aceptadas y/o entendidas: nanotecnología, criptomonedas, inteligencia artificial, etc. Y es ahora y en la intersección de muchas de ellas donde hay grandes oportunidades.

Push the green button

El "Go" de Kickstarter

Como ya escribimos no hace mucho, ha sido un año complicado. Por eso, no saben el rush de adrenalina que nos generó este correo que nos envió ayer el equipo de Kickstarter, después de un par de semanas rellenando formularios, preparando material y corrigiendo algunos asuntillos gracias al (sorprendentemente) detallado y positivo feedback que te envían cada vez que, como en nuestro caso, envías un proyecto para intentar financiarlo.

Ya sólo queda pulsar el botón verde, el de lanzamiento. Así que el próximo lunes les contamos… 🙂

¿Internet se parece a Oriente o a Occidente?

Ayer fui a ver El encanto del erizo, una película francesa sobre una niña que documenta su vida unos días antes de suicidarse, y propició una reflexión interesante sobre las diferencias del concepto de ganar en oriente y en occidente y, de rebote, sobre el tipo de sociedad que es Internet.

Según la película, el juego de mesa por excelencia en occidente es el ajedrez, cuya idea central es mandar a un ejército a pelear por ti; cuando las piezas del contrario mueren, tú ganas, no importa que en teoría mandes a tu propias piezas a “dejar de existir” (siendo el tablero el espacio donde se existe, en donde se interacciona con los otros integrantes del juego).

En oriente es popular el Go, diferente porque es un juego de creación, donde la victoria se alcanza abarcando todo el espacio posible, no vaciándolo. Quienes no conozcan las reglas del Go, pueden leerse el artículo en Wikipedia.

Así se refleja que en occidente el ser es individualista, lo que importa es el “yo sobrevivir, a pesar de quien resulte sacrificado” (claro, con muy diferentes matices de cultura a cultura y de persona a persona) y en oriente se privilegia la importancia de la sociedad como un todo, en una especie de bienestar común (de igual forma con matices).

¿Internet es entonces una sociedad de estilo oriental u occidental? ¿Se privilegia al individuo o a la sociedad? ¿Será un tipo de sociedad completamente nueva con nuevas normas, modos y orígenes?

No tengo la respuesta y por eso planteo la pregunta ¿Qué opinan? Los comentarios para Facebook están abajo, también pueden opinar via Google+ y, naturalmente, en Twitter, @Nivonog.