internet

La vida con los androides

Robot Asuna

Después de leer esta nota -y ver el correspondiente vídeo- me parece que va a ser complicado que podamos (la gente de mi edad) convivir con un androide. Al menos a mí me parecen particularmente terroríficos, porque como dice Mati los robots japoneses sufren del problema del Uncanny Valley:

En una situación parecida a esos niños que nacieron cuando Internet ya estaba desarrollado, en contraposición a los que vivimos una gran parte de nuestra vida sin estar conectados a nada, probablemente estos robots sean mejor tolerados por aquellos que nazcan y crezcan en la “normalidad” de verlos por aquí y por allá. Que vean a un perrito como AIBO y entiendan que no debieran darle una patada por diversión, aunque sea un robot, de igual forma a como no lo hacen con un perro de carne y hueso.

Algo debe tener que ver este tipo de pensamiento (aparte de una cierta psicopatía o ganas de joder) con lo que le sucedió este fin de semana a Hitchbot, el robot parlante protagonista de un fantástico experimento social en el que podía acompañarte en tu viaje por Estados Unidos. Tras dos semanas de viaje terminó destruido y abandonado en una cuneta.

No, no creo que puedan inculcarnos el respeto por un androide. Queridos robots, lo siento, tendréis que esperar un par de generaciones.

De nombre a verbo

Let me Google that for you

Antes las marcas aspiraban a que el nombre de su producto definiera su categoría. Por ejemplo, Kleenex (para los pañuelos de papel) o Coca-Cola (para refrescos carbonatados).

Ahora, en cambio, aspiran a que sus servicios se conviertan en verbo. Nadie dice “hacer una videoconferencia”, “buscar en Internet” o “averiguar qué canción está sonando”. Se dice “Googlear”. “Skypear”. “Shazamear”.

Si tu compañía ofrece un servicio y ese servicio aún no es el verbo con el que se define la categoría, aún tienes un cierto margen de mejora.

Después del futuro

Adaptación de Coppertone

Este vídeo de una antigua entrevista a Isaac Asimov regresó de las profundidades hace un par de semanas para hacer sus rondas por todo mi timeline de Facebook:

Es interesante porque el comentario general era el de la admiración (obvia) por las palabras de alguien adelantado a su tiempo, pero también interesante por un fenómeno que nos atormenta, quizá sin saberlo: cuando el futuro se torna presente ya no sabemos qué es lo que sucederá a continuación.

Y no porque no haya futuristas, sino porque el futuro imaginado hace 60 años era más o menos lineal, pero ahora hay tantos posibles futuros que es complicado ponerse de acuerdo en cuál sería el idóneo para nuestra especie.

A ver si Jorge Camacho y sus amigos me echan una mano. Por lo pronto, voy a apuntarme a este workshop.


* la imagen que abre este post la encontré en este post sobre un antiguo anuncio de Coppertone *

Rewire del cerebro

Ya no tengo cerebro

Hace un par de meses, al participar junto con otros ponentes en el workshop que organizaba una marca, me pidieron que para presentarme al público comenzara definiéndome con una “frase impactante que causara expectación”. Y como el requerimiento fue de … Read More

Gato con interés

Cosas de viajes

Ya saben que cuando viajo, quizá por aquello del trabajo, termino fijándome en cosas como el hecho de si transportamos o no muchos cables, si de repente aparecen cosas en los aviones que antes no estaban, o en si tanta … Read More

Verbal - Edición normal camiseta

Bring someone online through Verbal (new rewards)

Since we launched VERBAL just over 10 days ago, two of the most frequently asked questions were these: 1.- Why do you offer me a VERBAL subscription as a reward for backing the project if I already have Internet access? … Read More

Conecta a alguien a Internet con Verbal (nuevas recompensas)

Desde que lanzamos VERBAL, hace ya diez días, mucha gente nos hizo (entre otras muchas) estas dos preguntas:
1.- ¿Por qué las recompensas por donar dinero al proyecto son suscripciones a VERBAL para mí, que ya tengo acceso a Internet?
2.- ¿Tendrá VERBAL un coste para sus usuarios?

Ambas dos, totalmente lógicas y que ya respondimos en la sección de Preguntas Frecuentes, nos dieron la oportunidad de replantear el sistema de recompensas, para que, de alguna manera, le hiciera más justicia a por qué estamos en Kickstarter.

Y entonces (gracias Carlos y Rafa) nos pareció oportuno plantear VERBAL a través de lo que ofrece, que es habilitar a alguien que nunca tuvo posibilidad de conectarse a Internet (con todas las posibilidades que esto permite), gracias a su voz.

De ahí llegamos a este momento, en donde, gracias a tu aportación a VERBAL, puedes regalarle una suscripción por un año a una (o varias) personas “desconectadas”, una especie de BRING SOMEONE ONLINE THROUGH VERBAL, y a cambio obtener estos regalos tan “cool”:

La camiseta VERBAL:
* por Gabriel Pichardo *
Verbal - Edición normal camiseta

La pulsera USB VERBAL:
Verbal - Pulsera USB

La camiseta VERBAL edición “especial”:
* por Gabriel Pichardo *
Verbal - Edición especial camiseta

Read More …

Preguntas frecuentes sobre Verbal

Verbal en Kickstarter

Ya pasó una semana desde que lanzamos VERBAL y el famoso Príncipe Nigeriano que podría resolver nuestra necesidad de fondos sigue desaparecido, así que TE necesitamos para reunir el dinero que permita hacer realidad VERBAL.

En los últimos días hemos (afortunadamente) recibido un montón de atención de la comunidad y de los medios, con preguntas, dudas, críticas y montones de feedback constructivo acerca de cómo podríamos mejorar el proyecto, así que, en primer lugar, gracias a todos los que os tomasteis el tiempo de preguntar, compartir o pensar en VERBAL.

Y tras ello, yendo al grano, hemos separado todo ese feedback en cinco grandes preguntas, a las que hemos respondido:
Read More …