Historias de horror cómico de la publicidad

El horror

Así como muchas otras, la profesión de publicista también cuenta con sus propias historias de horror. Lo bueno es que el paso de los años (por lo general) convierte dichos relatos de horror en relatos absolutamente hilarantes.

Si no me creen, dejen de lado lo que están haciendo y lean estas dos historias:
la de la clienta japonesa de Luis Elizalde (VP Creativo de Saatchi&Saatchi México) que tenía una petición
la de cuando Mateo Montes de Oca (Director de Cuentas en JWT México) se convirtió en un meme

Otro día les cuento una mía.

Perdiendo el tiempo por no pensar en grande

Mapa Latinoamérica

Alguna vez teníamos en JWT México un “Departamento de Inventos”. Y llegó una mañana Jorge Camacho con una idea que me pareció genial: un pañal con un sensor que detectara cuando estaba excesivamente mojado, para que llegara una notificación al teléfono de los padres (y cambiarlo en mitad de la noche, por ejemplo).

Así que, como teníamos un par de marcas de pañales en la agencia, armamos corriendo una presentación para explicar la idea, y ni siquiera nos preocupamos de especificar si queríamos hacer una tirada gigantesca o practicar el “scarcity” del que hablaba ayer. Una vez terminamos el último slide, lo que escuchamos fue que la idea era muy interesante pero que en ese momento no tenían ni tiempo ni dinero en México para desarrollarla.

Lo que un par de años más tarde me llevó a entender una de las falencias de aquel departamento para el que habíamos creado tan florido nombre: si trabajas en una compañía multinacional, que está cargo de numerosas marcas en múltiples países, ¿por qué crear un Departamento de Innovación que trabaje únicamente para las marcas que lleva la oficina de México, en vez de crearlo para dar servicio a todas esas marcas a nivel regional -Latinoamérica, por ejemplo-?

Pensé muy en pequeño. Eso me pasa por novato.
Pero no me vuelve a suceder. Sorry, Jorge!

La escasez como autodefensa para las agencias

Tapa de Nescafé

El “scarcity” (que se podría traducir como “escasez”) es esa disciplina del marketing con la que te topas, por ejemplo, cuando encuentras una oferta para un vuelo de avión de la que sólo quedan tres unidades o diez minutos para que deje de ser válida. Entonces, ante la perspectiva de perderte semejante bicoca, decides realizar tu compra, cuando en una situación normal seguirías buscando para ver si encuentras una oferta mejor.

El “scarcity” no siempre es tan sibilino como el ejemplo que acabo de contar, sino que a veces es utilizado por las compañías para entender bien de qué se trata alguno de sus productos, antes de lanzarlo masivamente al mercado con una versión más madura. Tal es el caso de la Nike Fuelband, que inicialmente sólo se vendía en Estados Unidos e Inglaterra. Cuando pregunté alguna vez por qué no se vendía en México o España, recibí como respuesta la de que aún estaban intentando comprender exactamente cómo y por qué la gente usaba las escasas que había en el mercado (o como escribía yo hace unos días, porque “no es la app, estúpido”).

Me acordé entonces de cuando alguna vez charlé con Héctor sobre la labor artesanal que hubieron de realizar para lanzar uno de los proyectos más bonitos que vi el pasado año, la tapa despertador que en Publicis México hicieron para Nescafé:

Me contaba Héctor que las doscientas tapas que se lanzaron hubieron de ser producidas y armadas a mano y una por una. Y me pareció un proceso tierno y a la vez necesario, porque si en algo me equivoqué esencialmente cuando yo proponía estas cosas en JWT México, fue el no entender que, al pensar las marcas en la innovación de producto como algo encapsulado y no en una sucesión de iteraciones, proponer una fabricación en serie de diez mil o veinte mil piezas en China es prácticamente inviable en tiempos y costos. Yo quería que marcas que hacen, por ejemplo, chocolate o bebidas energéticas, se dedicaran a fabricar productos como ratones o balones de fútbol, en vez de pensar en esos productos como herramientas de comunicación que pudieran contar una gran historia y realizar una gran labor de relaciones públicas. No digo que sea lo ideal, pero si enfocas así este tema tienes más visos de llegar a productos terminados, en vez de quedarte en tu escritorio con un montón de ideas increíbles… en una presentación de Powerpoint.

Doscientas tapas de Nescafé son muy pocas, pero a mí me gustaría tener una porque me parece una muy bonita forma de contar una historia relacionada con la marca, y porque no puedo conseguir una fácilmente. No sé, en cambio, si compraría una si hubiera miles y estuvieran a la venta.

O sea que para hacer innovación de producto para las marcas para las que trabajamos quizá haya primero que hacer una pequeña tirada y ver cómo funciona, cuánto la quieren y qué reacciones despierta a un pequeño costo, el tan famoso producto mínimo viable. Pero no para venderle la idea al cliente (como yo pensaba), sino para ponerla directamente en el mercado, esperando que el público y la cobertura en blogs y medios aprecien lo que uno quería al presentar la idea.

Y entonces, si todo sale bien, se habrán ganado el derecho a una segunda ronda.

Concluyendo, pocas veces las marcas van a producir productos aparte de los que son su negocio principal. Pero quizá combinando una buena idea con un poco de “scarcity” marketing puede que se lo piensen. Quizá el “scarcity” pueda ser una buena forma de autodefensa para las agencias de publicidad que piensan que pueden hacer algo más que campañas para sus clientes.

P.S.: Curiosamente, y mientras escribo esto, me topo con esta nota del diario The Times acerca de por qué compartirle al mundo que tienes una buena idea: para ver cómo reacciona 🙂

Los ciclos del “hype”

Desde hace algunos años me ha interesado la visión cíclica del cambio. Esto no se refiere a una idea circular del “eterno retorno” en donde las cosas simplemente se repiten, sino más bien a una imagen “hertziana” de la historia. La idea es que si vemos los acontecimientos y los procesos -que de cerca pueden parecer desordenados y sin sentido- a una escala adecuada, encontraremos patrones: ondas, ciclos, períodos, y así.

Latido
– El latido de un corazón –

Onda Kondratieff
– Las ondas Kondratieff de la economía global –

La economía global, por ejemplo, “late” como un corazón a partir de sus períodos de crecimiento y reducción. Y este tipo de fenómenos cíclicos se encuentran en todos los ámbitos, por toda la naturaleza y en todas sus escalas: incluso en nuestra vida personal (más sobre esto abajo). Vivimos en una realidad cíclica.

Un ejemplo muy interesante es lo que la agencia de investigación y consultoría tecnológica Gartner llama “Hype Cycles”.

Ciclo de sobreexpectación

Continue reading Los ciclos del “hype”

Lost and found: un año en Flock

Hoy cumplo un año en Flock.
Pastel, Velita, Pide un deseo, FFFFFFFFFF. Listo, dejen que les cuente.

En la playa

Tengo once tatuajes, unos más visibles que otros. Cuando me preguntan por ellos, me da mucha pereza contar la historia detrás de cada uno, y no porque crea que se van a reír de mí o porque detrás haya una historia muy profunda y oscura que no se pueda hacer pública, sino porque el tema de por qué llevar tatuajes y qué significa cada uno me parece tan personal que nadie más que el que los lleva entiende el porqué.

Hoy, sin embargo, les voy a contar la historia detrás de los que tengo en los antebrazos derecho (un texto que dice “THE PERSISTENCE OF LOSS”) e izquierdo (otro texto que dice “HOPE LOST AND FOUND”); era Mayo de 2008 y estaba yo en el aeropuerto de la Ciudad de México esperando el embarque de un vuelo que me llevaría a España, donde mi padre pasaba sus últimos días con vida, e intentaba distraerme escuchando la música que tenía en mi iPod. En algún momento comenzó a sonar “The Persistence of Loss”, un tema de Nine Inch Nails de lo más deprimente, y yo lo que pensé fue algo así como “Puta madre, todo tan jodido y lo que me toca escuchar es esto.” Aguanté estoicamente a que terminara el tema, y entonces el shuffle del iPod decidió que lo siguiente que iba a sonar era “Lost and Found”, un tema bastante bluesero en el que Eric Clapton le canta su amor a alguna mujer. Y entonces me cambió la cara y pensé que si en el shuffle del iPod podía sonar algo alegre después de una canción tan jodida, quizá en mi vida podría llegar la luz después de aquellos momentos tan oscuros. Así que sin fecha pero con esperanza para que eso sucediera, decidí hacerme aquellos tatuajes, para recordarme que sí, que después de caer sólo puedes subir, etcétera, etcétera y blablabla.
Corte a… Continue reading Lost and found: un año en Flock

Del día en que Jorge se fue a Flock

"El hundimiento", versión Jorge Camacho en Flock

Uno de los más conocidos memes de Internet es el de las reacciones de furia de Hitler ante los avances de las fuerzas aliadas en el transcurso de la película “El hundimiento”, escena que ha sido utilizada y reutilizada hasta la saciedad para hacer versiones cómicas, al punto de que hubo un momento en el que incluso el meme corrió peligro de desaparecer. Y bueno, de todas las versiones, la última que me he encontrado me pareció divertidísima por el contexto personal que la rodea.

Resulta que Jorge Camacho, al que un día llevé a JWT para dirigir el “Departamento de Inventos”, se incorporó ayer a Flock, y sus antiguos compañeros hicieron una versión de dicho meme para despedirle. Lleno de chistes locales (las menciones a Poncho, Director de Producción Digital y que ahora corrió la maratón en París, Jack, el aprendiz de inventor que Jorge incorporó posteriormente al departamento, Liz, Directora de Arte, o Chavito, el incombustible personaje que recorre con su carrito de dulces los pasillos de la agencia), la versión es una hilarante visión interna del mundo de la publicidad. Disfruten:

Hasta otra, JWT México

Nota previa: Este no es un post que intente ser amable, pero sí lleno de esperanza.


* de izquierda a derecha: Nicko Nogués, Daniel Granatta y Eduardo Salles *

Hay días y días, y hay unos días más especiales que otros. Y este 28 de Septiembre lo es para Nicko, para Salles y para , porque hoy es el día en que dejamos la disciplina de JWT México

No nos vamos por estar mal o a disgusto. Tampoco nos echan. Ni nos vamos por dinero. En realidad nos vamos en busca de nuevas aventuras bajo otra insignia, más de bandera pirata, a surcar otros mares. Y en realidad no nos vamos de JWT porque JWT no es el problema. El problema tiene más bien que ver con el contexto en el que viven las agencias de publicidad: el mundo de la publicidad. Hoy, 28 de Septiembre de 2012, dejamos la publicidad para dedicarnos a otra cosa, en un movimiento que para los tres tiene más que ver con cambiarse de carrera que con cambiarse de agencia.

Continue reading Hasta otra, JWT México

Safari de Leones en México

Llegaron los Leones de Cannes 2012 a México, y con mucha alegría fuimos anoche a recoger los seis que ganamos en nuestra agencia:

Aunque la alegría fue general, uno de ellos lo disfruté quizá más que ningún otro, el bronce obtenido en “Titanium & Integrated” (donde se premian las acciones que redefinen la industria publicitaria) por nuestra pieza “Bid your sweat” para Nike México (¿se acuerdan?), la primera vez que una agencia de México gana un premio en esa categoría:

Y quizá se preguntarán que para qué sirven estos premios. En primera instancia son un bonito recuerdo. Pero sobre todo, estos premios sirven para impulsar a la industria hacia adelante. Para dejar atrás lo que no ganó y tomar como referencia lo que sí para hacer más y más rápido de eso que sí funcionó bien. En cambio, cuando no conviertes los premios en aceleradores de cambio, los premios se quedan sólo en eso, en un bonito recuerdo. Y es que en publicidad, como en tantas otras cosas, lo único permanente es el cambio. Cuanto más y más rápido, mejor.

Trabajar en JWT México

Como alguna vez comenté en este mismo blog es frecuente que cuando hay una vacante en la agencia en la que trabajo nos dediquemos a postear en redes sociales que se busca tal o cual perfil para cubrir tal o cual puesto. Y como hay temporadas donde buscamos más que en otras, suele ocurrir que al final uno ya no sabe para qué vacante se están proponiendo los candidatos que envían su información, así que es un lío dirigirlos con la persona adecuada o dar algún tipo de seguimiento a cada uno de los procesos.

Para evitarlo, y al menos en lo que se refiere al departamento creativo de la agencia, tomé la decisión de publicar dichas ofertas en una nueva sección de este blog de nombre “JWT busca!”, a la que puedes acceder haciendo click aquí, para que así cada una de las ofertas sigan vivas y localizables mientras la vacante esté abierta y no se pierdan entre el mar de información que publicamos en Twitter y Facebook todos los días.

Entrar en JWT Busca!


Importante: Actualización Octubre 2012
Si llegas a este post a través de algún buscador, has de saber que ya no trabajo en JWT México, por lo que la sección indicada en la parte superior será utilizada para reclutar talento en mi actual lugar de trabajo, Flock.

Del día que convertimos cabinas de teléfono en alcancías

Tarde o temprano, todos hemos pasado en algún momento de nuestras vidas por delante de alguien recolectando monedas en una hucha (alcancía) de la Cruz Roja. Una hucha como ésta, por ejemplo, que está siendo usada por la Cruz Roja Mexicana para su Colecta Anual de 2012:

Lo siguiente que aprendes cuando te topas con una de estas personas-con-hucha es que cada vez que dejas una moneda te ponen una de estas pegatinas en la solapa (o en el parabrisas del coche) para que otras personas puedan saber que ya donaste:

Así que cuando Cruz Roja anunció que había establecido un convenio con Telmex por el cual en México se puede llamar a un número telefónico (el *6565) para pedir que te carguen una cierta cantidad de dinero a tu recibo telefónico como donación, a Nicko se le encendió la bombilla y recuperó una observación que hizo un par de días después de aterrizar en la Ciudad de México: “Qué cantidad de cabinas telefónicas hay en esta ciudad. Si las vistiéramos de hucha podríamos llenar la ciudad de huchas de la Cruz Roja”.

Bueno, pero ¿cómo entregar una pegatina a la gente que donara en estas cabinas? Creando “Casetas-Alcancías”: transformar la cabina y su teléfono en un dispositivo que te tomara una fotografía una vez tú donaras tu moneda, y la publicara en Facebook y Twitter para que los donadores interesados pudieran luego ir a taggearse o dar RTs, y compartir así en sus espacios sociales ese mismo sentimiento que te genera la pegatina que llevas en la ropa cuando caminas por la calle.

Esa idea fue la que desde la agencia fuimos a proponer, con un esquema de funcionamiento que es más o menos el siguiente (click aquí o sobre la imagen para verlo a mayor tamaño):

Continue reading Del día que convertimos cabinas de teléfono en alcancías