La valla de Lady Gaga

Tuve una experiencia muy extraña con esta valla que me encontré ayer en el Parque México del DF, camino del trabajo:

Valla de Lady Gaga

Más allá de la foto enorme del trasero de Lady Gaga, me llamó mucho la atención lo de “Conecta tus audífonos (auriculares) aquí”, sobre todo porque, con tanto servicio de música en la nube, me pregunto si no era más fácil que me dijeran dónde escuchar el nuevo tema o de dónde descargarlo…

Pero bueno, el caso es que, importándome un comino que me miraran más raro que si hubiera ido desnudo por la calle, saqué los auriculares de mi iPhone y los conecté a la valla, tal como pedía el texto:

Auriculares para escuchar a Lady Gaga

¡y no había nada!
Digo, sí, hay una valla, pero no hay nada detrás de ella que te permita escuchar el tema que anuncia. Bu. Y además, el señor que estaba barriendo la acera me miró más raro que si me hubiera visto escaneando un QR-Code (debo ser el único que lo hace). “Qué gente más rara hay en este barrio”, debió pensar.

Así que, bueno, todo lo que me llevé como mensaje es que Lady Gaga tiene un gran culo. Y… ya.

El billón de views del Gangnam Style

Retomando la escritura después de una temporada enterrado de trabajo, y antes de meterme en harinas de otro costal en días próximos, retomo el asunto de los crecimientos lineal y exponencial y el cómo la gente cada vez tiene un acceso más fácil y barato a tecnología.

Una anécdota muy simple para ilustrar este punto: el billón (de los de Estados Unidos, mil millones para nosotros) de “views” que “Gangnam Style” alcanzó en apenas unos meses a finales del año pasado.

Probablemente sea muy obvio, pero merece la pena prestarle atención. Cuando “Edgar se cae” se volvió un auténtico hito en la historia de Internet (en 2006) lo hizo con menos de veinte millones de “views”. Por el camino, vídeos de Lady Gaga o Justin Bieber que vivían en los cientos de millones. Y ahora vamos por los miles de millones. Un mundo con más o menos el mismo número de personas, pero con millones más de dispositivos que sirven para entrar a YouTube y ver el vídeo de moda. Y más, y más, y más. Y como ven, en cada frase agrego un 0. Hagan sus cuentas 🙂