Mundo simulado

Diamante de los Sims

Si el mundo que vivimos es una simulación, entonces la vida que conocemos no es más que un videojuego inmenso donde alguien está jugando una partida.
Es un videojuego donde cada jugador toma el control del protagonista, un personaje llamado Elon Musk.
Un videojuego donde el objetivo para ganar es lograr llevar a la humanidad a Marte.
Todo eso que pregonan de la reencarnación o la vida en el más allá no es más que el jugador reiniciando su partida cada vez que pierde una vida en el escenario en el que está jugando.
Y nosotros… nosotros sólo somos pixels en la pantalla de alguien.

Ok, no seamos tan negativos. Quizá hayamos logrado llegar a ser hologramas en la sala de estar de ese alguien.