Restaurar versiones (de ti)

Control de versiones

Son las 23:55 de un domingo por la noche y estoy el taxi que me lleva del aeropuerto a mi hotel en la ciudad de Monterrey (México), a donde he venido a impartir clase durante un par de semanas.

Paso por lugares conocidos, otros no tanto: “ahí he estado”, “ahí no”, “ahí tampoco”, “recuerdo cuando comí ahí”, “ahí fui a una fiesta”, etc. En suma, pienso en todas las versiones anteriores del Daniel que soy ahora, versiones previas de mí, al igual que las que tienen este post (cada vez que edito algo y lo guardo) o cualquier software o sitio web (sobre cuyo código trabajan varias personas simultáneamente).

Me hace gracia pensar entonces si será posible en algún momento poder descargar a tu ser alguna de estas versiones previas de ti. Para que, si te sientes mal, puedas descargar una versión de ti donde eras más feliz que en este momento. O para ponerte en el mood en que visitaste tal o cual ciudad si es que regresas a ella, por decir algo. Si en algún punto subimos a la nube una configuración sobre nosotros, sería justo que también pudiéramos descargarla para volverla a utilizar, ¿no?

No piensen que he ingerido ninguna sustancia. Son las 23:55 de un domingo por la noche y voy en un taxi recién bajado de un avión.

Fdo: Daniel, Febrero de 2017

Entrevistado en Otro Plano, capítulo 31

Logo Área by MIMEC

La semana que viene estaré en la ciudad de Monterrey (NL, México) para impartir una charla en el evento Área by MIMEC, y por ese motivo Alejandra y Jorge me hicieron una entretenida y sustanciosa entrevista para la última edición del programa de En Otro Plano:

Imágenes hermosas sin motivo aparente, capítulo 23

Dos nuevas imágenes hermosas sin motivo aparente, esta vez para despedir el año y con niños de por medio. La primera de las imágenes muestra a Pavel presumiendo de zapatillas junto con su hija:

La segunda muestra al hijo de Adán, esperando la apertura de la primera tienda Krispy Kreme en la ciudad de Monterrey:

Fiestas hipster, propósitos y cereales

Una fiesta en Monterrey (México), a inicios del verano pasado. No tan alternativa (hasta yo fui) como a los pseudo-alternativos organizadores les hubiera gustado, pero sí bastante divertida. Una piscina, buena música, gente guapa, poca inhibición, mucho alcohol y alguna cosa más. Sí o sí uno terminaba remojado, y al salir del lugar de celebración (un hotel) recibías esta pegatina de mano de los que previamente te habían cobrado la entrada:

Pegatina "Prom Pool Party"

Hace un par de días compré una caja de cereales (click aquí o sobre la imagen inferior para ver a mayor tamaño). En la parte trasera de la misma se me indicaba que podía escribir allí alguno de mis propósitos para recordarlo todos los días. Y que luego también podía ir a una dirección web en la que contar mi propósito para que me ayudaran a cumplirlo y zzzzzz….

Caja de cereales con propósito

Vuelvo a la pegatina de la fiesta, que me dice que me busque en un sitio web. Probablemente haya fotos mías tomadas sin mi permiso. Puede que me quiera taggear, descargarlas para subirlas a mi cuenta de Facebook o, simplemente, verificar que no salgo demasiado ridículo en ninguna de ellas, por si acaso a alguno de mis amigos se le ocurriera también visitar la dirección. En resumen, extienden la experiencia de la fiesta con un pequeño guiño virtual que merece la pena visitar.

La caja de cereales… la caja de cereales. A la caja de cereales sólo le falta pedirme que escanee mi propósito escrito en ella y subir la imagen a la dirección web indicada. Qué pereza, ¿subirá alguien su propósito? No lo creo. Quizá los que decidieron pedir todos esos propósitos que ayudar a ser cumplidos deberían ir a fiestas pseudo-alternativas en Monterrey, que por lo visto tienen mucho más claro cómo se comportan los usuarios cuando son llamados a visitar un sitio web.

Imágenes hermosas sin motivo aparente, capítulo 8

Otras dos imágenes hermosas publicadas sin motivo aparente. La primera es una foto del sol poniéndose en Monterrey. Creo que nunca había visto un sol tan grande como ese día:

Ocaso en Monterrey

La segunda es un mensaje de futuro y esperanza (generado tras conocer el pasado) que encontré en Casa Chihuahua, la antigua estación de Correos y Telégrafos de la ciudad de Chihuahua (Chihuahua, México), ahora reconvertida en Museo de Historia:

Mensaje en Casa Chihuahua

Godzilla salva al Señor Tanaka

El Señor Tanaka es un restaurante de comida japonesa sito en San Pedro, un municipio anexo a la ciudad de Monterrey y que es probablemente el más rico de todo México. También de los más pijos, todo hay que decirlo, pero ese factor se mide dependiendo del grado de tolerancia que uno posea.

El ambiente en el restaurante es agradable, aunque me pareció que intentan aprovechar demasiado el espacio en cuanto a capacidad para los comensales. Y la comida está rica, aunque es bastante menos sofisticada de lo que ellos creen. No es una gran experiencia gastronómica pero es un buen lugar para pasar de vez en cuando. Lástima, eso sí, que algunos de sus camareros sean presos de ese triste esnobismo que hace que acompañen la petición de comida de un cliente con el comentario de “quizá quiera considerar otras opciones más económicas que también tenemos” (sic), típico de quien ha viajado poco y está acostumbrado a tratar a la gente por el outfit del día, en mi caso: camiseta, vaqueros y cazadora de cuero.

En suma, la velada hubiera sido una experiencia completamente olvidable de no haber sido por la dulce compañía, y no tenía pensado regresar al lugar, porque puestos a gastarse uno su dinero reclamo que al menos me dejen gastarlo como mejor me parezca. Hasta que nos trajeron la cuenta, en la que me encontré esta tarjeta que anunciaba que el restaurante ya abre los domingos:

Godzilla y el Señor Tanaka

No sé qué tiene que ver Godzilla con los domingos o la comida japonesa (más allá de lo obvio), pero me pareció tan increíble que un sitio tan esnob utilizara su figura para anunciar algo que esa tarjeta servirá como un vale de segunda oportunidad para volver a comer allí. Alguna vez, cuando no lleve vaqueros, no vaya a ser que me apliquen de nuevo la misma.

Para que luego digan (alguna vez me tocó oírlo) que el diseño no ayuda a hacer crecer un negocio.

Imágenes hermosas sin motivo aparente, capítulo 6

Más imágenes hermosas sin motivo aparente, que esta vez no le robé a nadie sino que las traigo yo. La primera de ella la encontré en la terminal B del Aeropuerto Internacional de Monterrey, una de esas imágenes de profundidad infinita que se generan por el reflejo sucesivo entre dos espejos enfrentados, ese efecto denominado uróboros:

Yo y los espejos

Con la otra me topé también en Monterrey, al terminar de comer en uno de los restaurantes que la cadena Peace and Love tiene en la ciudad. Mientras buscaba los datos necesarios para poder utilizar la señal Wi-Fi encontré un texto mucho mejor al final de la nota:

Ticket de Peace and Love

Imágenes hermosas sin motivo aparente, capítulo 5

Más imágenes hermosas publicadas sin motivo aparente. La primera se la robé a Nerea, que de paseo por Barcelona se encontró con esta gran verdad:

Te quiero ni mucho ni poco

La segunda la encontré en la cuenta de Twitter de Nancy, una pancarta en Monterrey reclamando el derecho a no tener más miedo, en estos días de terror social que se viven en México (especialmente en el norte del país) :

Ya no quiero tener miedo

Ser un número más

Billete de TOTSA

Si quieren sentirse un como un elemento más de una masa informe y sin identidad, no dejen de comprar un billete para algún servicio de taxi en el Aeropuerto Internacional de Monterrey, Nuevo León (México). Ayer fui un pasajero sin nombre, de número 030600310050318450252. Lo peor es que en la siguiente compra volveré a ser un desconocido y con número distinto: Ouch.

Quizá alguien está perdiendo alguna oportunidad por el camino…

La marca que le hablaba a la gente como VIP

Aeropuerto de MTY, arco de metales (1)

Hay un lugar fascinante en el aeropuerto de la ciudad de Monterrey, el control con arcos detectores de metales que uno encuentra camino de las puertas de embarque para tomar cualquier vuelo que salga desde la Terminal A.

Es fascinante, digo, porque tiene una puerta de acceso para viajeros VIP (deben ser aquellos que van a viajar en clase Premier o Business o alguna de éstas…) que consiste en una pared de cristal que separa la fila de los supuestos viajeros exclusivos de aquellos que no lo son tanto, aunque al final y en la práctica, ambas filas se mezclan más frecuentemente de lo que pudiera parecer razonable como para haber decidido separar a los viajeros.

Continue reading La marca que le hablaba a la gente como VIP