mundo

Penalty sobre Arjen Robben / México 1-Holanda 2

Piñatas y brand managers

Les pongo en contexto, por si aún no lo saben, pero desde que hace dos semanas México fue eliminado por Holanda de la Copa del Mundo de fútbol, gracias a un penalty inexistente sobre Arjen Robben, todo el país se … Read More

Icono de correo electrónico

Los correos-chat

Gracias a intentar buscar apoyo a nuestra campaña para VERBAL (ehm… échennos una mano, ¿no?) he pasado dos semanas enviando y recibiendo correos electrónicos de todo organismo viviente de ambos hemisferios del planeta. Tanto trasiego de mensajes me reveló una … Read More

Pies en rascacielos

Necesitamos más hackers

La mayoría de la gente piensa en los hackers como ñoños programadores nerds con acné a sus treinta, personas que viven para distribuir virus de computadora desde la alcoba en casa de sus padres. Yo no lo veo así, los … Read More

México, el playground de innovación del mundo

Hace un par de meses Nike México nos buscó para proponernos exponer por qué, según desde el punto de vista de Flock, México (uno de los mercados emergentes de la marca) es un gran lugar para buscar y promover la innovación. De aquella primera presentación que preparamos Sebastián y yo salió esta otra (ligeramente más pulida) que hoy desgloso en este post, y que ambos hemos adoptado como una parte importante de las charlas que impartimos, sobre todo cuando el público es mayoritariamente universitario.

Durante algún tiempo anduvimos pensando en si debíamos publicar la presentación aquí o dejarla únicamente para nuestras apariciones presenciales, pero al final decidimos que cuanta más gente la vea, mejor, así que, aunque probablemente no sea el mejor método les dejamos el contenido y la explicación de cada una de las diapositivas. Supongo que lo más idóneo es abrir la presentación en una ventana de navegador, mientras dejan en otra la explicación reseñada anteriormente para ir leyéndola a medida que avancen.

La charla (titulada “México: el laboratorio de innovación del mundo”) versa sobre los cuatro motivos por los que una persona o compañía pretende innovar:
· porque quiere ser rico
· porque quiere ser famoso
· porque es la única forma de sobrevivir
· por simple curiosidad

De forma peculiar, estos cuatro motivos confluyen en México de una forma poderosa, convirtiendo al país en quizá el futuro playground de innovación del mundo, así que aquí va la charla, escrita como si la estuviéramos exponiendo de forma hablada. Esperamos que les guste (o resulte de utilidad, al menos):
Read More …

El matonismo en el mundo de la publicidad

Para hablar hoy de un tema general, empezaré por una auto-acusación particular. Acababa yo de regresar a la Ciudad de México tras pasar unos días en España y me topé con el parabús de la imagen que abre este post, comprado ese día (parece) por Initiative, una agencia de medios con la que me han salido úlceras de todos los colores cada vez que me ha tocado trabajar con ellos. Bueno, el caso es que tomé foto y la subí a mis espacios sociales acompañada de algunos comentarios burlescos, sin darme cuenta de que lo que estaba yo haciendo es darle barra libre a la gente que me sigue en dichos espacios para también hacer burla, aun no habiendo tenido (en el 99’999% de los casos) relación laboral alguna con Initiative (que es lo que provocó mi publicación inicial).

Total, que las ristras de comentarios convirtieron el asunto en un aquelarre y la agresión llegó a un punto en que me pareció que lo mejor que podía hacer era dar de baja la imagen porque la cosa se estaba poniendo bastante fea. Y es que, a fin de cuentas, si alguien quiere comprarse un billboard en mitad del desierto para presumir de lo grande o pequeña que la tiene, pues… who cares?

-

Sigo. Porque, como si hubiera una especie de karma-express corriendo por la vida, se juntó lo narrado en el párrafo anterior con la llegada a mis oídos de varios rumores y cotilleos (falsos) llegados desde las entrañas de un lugar en el que ya no trabajo. Como uno ya está curado de espanto de críticas después de haber publicado más de veinte libros, lo que sí llegué a sentir fue preocupación por el interés desmedido de algunas personas por desacreditar a alguien que ya ni siquiera está presente ante gente que ni siquiera me conoce.

Y es que no sé, si llega uno a un trabajo y tiene un jefe brillante (o no tanto) que emplea parte de su tiempo ejerciendo el “matonismo” (contra otros creativos o contra campañas de otros creativos de la industria), al final parece que uno pudiera llegar a asumir que parte del trabajo que hay que hacer para llegar a ser un jefe brillante (o no tanto) pasa por comportarse como un matón contra otros creativos o contra campañas de otros creativos de la industria. Esto es peligroso, sobre todo entre los jóvenes, porque aún pueden no ser tan experimentados o brillantes (o no tanto), pero ser un matón es muy fácil. Y al final el ambiente se vuelve ciertamente irrespirable.

-

En este punto, siempre me parece oportuno rescatar este texto de David Trueba titulado “La máquina de odiar”. La máquina de odiar existe y todos tenemos una, pero sabiendo que las acciones derivadas de su uso siempre terminan regresando a su dueño.

Y es que es una tristeza que en publicidad a veces nunca basta con el éxito o preocupaciones propias, sino que lo que realmente importa es el descrédito de los demás. Afortunadamente, y dentro de lo despiadada que puede ser a veces, hay que hacer saber que la publicidad es una profesión tremendamente democrática. Que, al contrario que en otras disciplinas, donde hay un ganador y muchos perdedores, en publicidad nada impide que haya una idea maravillosa en una agencia mientras, simultáneamente, nace otra igual de brillante en una agencia distinta, y que las dos pueden triunfar. Quizá eso es lo que debiéramos transmitirle a la gente que llega a la industria.

Así que probablemente debiéramos dedicar más tiempo a crear buenas (o mejores) ideas que a estar criticando lo que hace gente a la que no hemos tratado más que un par de veces en nuestras vidas. Y sobre todo si eres jefe (brillante o no).

Porque yo no sé vosotros, pero a mí siempre me cayó mejor el Karate Kid que los Cobra Kai. Eso. Y una disculpa sincera desde aquí para la gente de Initiative.

Llegó 2012

Ya está aquí 2012. ¿Es el último año? Quién sabe.
Pero no importa, mientras 2012 esté en curso yo y los míos nos lo vamos a comer vivo. Y espero que todos ustedes hagan lo mismo.

Feliz Año Nuevo :)

Una charla en un museo

Si recuerdan, hace algún tiempo les pedí ayuda (y ayudaron mucho) para darle título a una charla que tendría que impartir en próximas fechas, organizada por el Círculo Creativo de México. A última hora, como suele pasar, el título elegido en primera instancia volvió a cambiar, y todo lo pretencioso y rimbombante que tenía el original “¿Qué tienen que ver la publicidad digital y la cultura milenaria mexicana? Todo lo que siempre quisiste saber sobre publicidad digital pero nunca te atreviste a preguntarle a tu Director Creativo porque él tampoco sabía” palidece ante el solemne título final con el que la charla se celebrará el próximo jueves 6 de Octubre en el Museo Nacional de Antropología e Historia de la Ciudad de México: “El Hombre en la Era de la Comunicación Digital”.

Lo bueno es que ya tengo todos los datos necesarios por si quieren asistir, y son los siguientes:

Conferencia: “El Hombre en la Era de la Comunicación Digital” *.
Ponente: Daniel Granatta.
Lugar: Museo Nacional de Antropología e Historia (Auditorio Jaime Torres Bodet).
Fecha: Jueves 6 de octubre de 2011.
Hora: 19:00 hrs.
* Después de la conferencia habrá un brindis y una visita guiada por las salas del Museo.

Costos:
- Preventa: Socios $200 MXN / No Socios $300 MXN
- Normal (una semana antes del evento): Socios $300 MXN / No Socios $400 MXN

CUPO LIMITADO

-
Si quieren ir o conseguir más información sobre la charla y sus entradas/boletos, pueden ponerse en contacto con:
Gisela Domínguez Arce
Círculo Creativo de México

e: gisela@circulocreativo.com.mx
t: 55 5596 0682 x 227

O también apuntarse al evento en Facebook. ¡Nos vemos el día 6!

Imágenes hermosas sin motivo aparente, capítulo 11

Otro par de imágenes hermosas sin motivo aparente, ambas de mi cosecha y, casualmente, tomadas justo en la entrada de la puerta de mi casa. La primera es el mensaje que una hija deja en el coche de su madre, para que el resto de la ciudad sepa que la mamá es, a juicio de su hija, la mejor mamá de todas:

La mejor mamá

La segunda imagen la encontré dándome la vuelta después de tomar la anterior, una cara sonriente dibujada en el suelo, entre marcas en el asfalto y manchas de aceite de motor:

Sonrisa en el suelo

El vínculo del mundo real al virtual

Tapa de vaso de café

El vaso con café que me dieron el sábado pasado tenía esa pegatina sobre la tapa. Supongo que tiene más sentido “compartir mi mejor deseo en www.facebook.com/StarbucksMexico” si estoy tomando un café en Starbucks (porque uno de los motivos por los que uno va allí es porque hay conexión a Internet) que hacerlo porque me lo pidan un banner o un spot de televisión que se emite a la hora de la cena. Por el lugar, y también porque si tengo que compartir un deseo “evocado” por el café es más probable que lo pueda evocar si estoy tomando un café y no haciendo otra cosa.

Por eso me gusta que en los Starbucks de México aprovechen en estos días ese espacio gratuito (su producto) que tienen para anunciarse y hablar con sus ya usuarios reales, en vez de pagar por una campaña gigante de las que llenan todos los portales, pidiendo a la gente que haga algo mediante banners. Por qué no “modificar” (con algo más que una simple dirección web, claro) ligeramente el producto con una simple pegatina, solución probablemente más barata y de mejores resultados a la hora de conectar el mundo real con el virtual.

Y es esa una situación recurrente con la que nos hemos topado aquí en las últimas fechas, marcas que llegan con su producto “cerrado” pidiendo “campañas en Internet”, pero sin la menor intención de modificar ni un ápice su producto para hacer más fluida la transición del mundo real al virtual de muchos de sus (ya) usuarios. Y bueno, al final puedes comprar pautas de banners y hacer sitios y campañas y virales y unicornios de colores, pero donde no haya un vínculo que incorpore el producto de forma natural al mundo digital, ambos universos seguirán separados y lo único que se podrá hacer con el producto es… publicidad.

Me pregunto por qué las marcas no podrían tomar ejemplo de Google, que cuando lanza su nuevo teléfono usa su propio espacio (por el que pasa tanta gente) para anunciarlo gratis y generar respuesta desde allí, en vez de hacer campañas mastodónticas en todos los medios que puedan pagar, que en su caso imagino que podrían ser muchos:

Google + Nexus One

Yo creo que las marcas tendrían que ser más como Google. Y si no pueden, que al menos compren pegatinas para sus vasos en Navidad, como Starbucks México.