Un UX de cinco dólares por visita

La televisión que hay en mi casa no tiene capacidades de HD. Aún así, la calidad HD es la que se me ofrece por defecto cada vez que busco una película para comprar o alquilar en iTunes:

Guardians of the Galaxy - iTunes

Pero resulta que “escondida” al final del scroll vertical (en mi teléfono) hay una opción SD. Visto como “escaneamos” hoy las pantallas con nuestras miradas, uno pensaría que colocar ahí esa opción la hace prácticamente invisible:

Guardians of the Galaxy - iTunes

Hay ocasiones en que esta opción SD trae menos “features”. En otras, los mismos en menor calidad. Sea como sea, es la resolución que me dan las pantallas de mi televisión o mi teléfono. Y por 5 ó 6 dólares menos:

Guardians of the Galaxy - iTunes

Considerando la cantidad de películas que se venden al día en iTunes, parece un buen negocio dejar que la gente compre por defecto la versión HD. Por si les parece que diseñar UX es una labor no tan importante y que pueden dejar al azar.

La etiqueta del precio por hora

Reunión y email

No hace tanto me vi en uno de esos relatos surrealistas de la vida real de la publicidad.

El responsable de una marca contactó a la agencia donde trabajaba, para comunicar que tenía como objetivo relanzar una de sus marcas (¡yey!) y que quería hacerlo usando exclusivamente canales digitales (¡yey!). Fue entonces cuando alguien hizo la fatídica pregunta acerca de cuánto dinero quería gastar en el relanzamiento, a lo que el cliente contestó, lacónico, que tenía pensado invertir unos 10 mil dólares (de los de Estados Unidos).

Plop.

Sobre todo, porque calculando (exagero un poco, pero no tanto) la suma de los precios/hora de las personas de la agencia que estaban presentes (ya saben, la división resultante entre el sueldo mensual y el número de horas a trabajar en ese mes) en la reunión, probablemente ya estábamos cerca de habernos gastado todo el presupuesto que tenía asignado para su “relanzamiento” (permítanseme las dobles comillas).

Visualización de un Google Calendar

Recordando eso, y teniendo en cuenta la cantidad de reuniones en el día a día de una agencia de publicidad que se podrían haber resuelto con un correo electrónico, me pareció brillante esta idea, crear una etiqueta para cada evento de Google Calendar en la que se puede visualizar la suma de todos los precio/hora de los participantes invitados en esa reunión.

Para que cuando el número sea alto, haya de quedar claro (al enviar la invitación) que esa reunión es tan importante que requiere del tiempo (expresado en lo que le cuesta a la agencia o al cliente) de todos aquellos que están invitados. Y probablemente así habría menos reuniones, más importantes.