Por qué no, Val del Omar

Tormenta - Mad Max

De entre las múltiples cosas en las que ando trabajando en esta época, una de las más divertidas es la de abrir la operación en México de una compañía de Realidad Virtual creada por personas a las que admiro mucho.

Mucha gente está comparando el auge de la Realidad Virtual (con mucho o poco hype, según con quien hables) con el de la multimedia en Internet (las primeras versiones exportadas de Macromedia Director, el surgimiento de Macromedia Flash y todo lo que vino después), pero yo creo que aún no pasamos del estadío previo, aquel en el que para tener un sitio web había que saber programar páginas en HTML que había que alojar en un servidor configurado por uno mismo en alguna universidad. O sea, no es 1999, sino 1995 a lo sumo.

Eso nos lleva a un lugar interesante, ese en el que uno tiene que deshacerse de la costumbre de que todo lo que va a utilizar probablemente ya fue creado en algún punto del planeta, para pasar a plantearse si las ideas (de experiencias o de hardware) que uno tiene para intentar hacer “bypass” a un problema concreto son técnicamente posibles, y que, si lo son, uno ha de librarse del prejuicio y los complejos e intentar hacerlas realidad. Como Val-del-Omares del siglo XXI.

Todo (literalmente) está por inventar. En ese contexto no hay preguntas estúpidas. O igual todas lo son. Como ir de frente contra una tormenta de area, esperando (deseando) que haya un lugar en que vivir una vez llegues al otro lado.

Es una época emocionante.

El arte de visualizar

Revista TIME - Answers issue

Entre mis compras de impulso en la caja del supermercado me llevé un ejemplar del último número de la revista TIME, dedicado a las respuestas. Lo escribo entrecomillado porque se refiere a esas respuestas que no sabemos que ya tenemos porque, cual partida de Jeopardy, desconocemos las preguntas a las que responden.

Algunos ejemplos de estas preguntas pueden ser “¿por qué tenemos cicatrices?”, “¿por qué los Cheerios son redondos?” o “¿cómo respira un feto?”, y habla el artículo de cómo, mediante el arte de la visualización, podemos paliar ese nuevo problema que tenemos en esta época: tan nocivo es no disponer de información como disponer de un exceso de la misma. Cuanta más información, más complicado es extraer su significado.

Una vez más, tendremos que echar mano de la obra de Tufte para aprender a navegar datos que nos permitan responder:
· Descubre si vives en un estado “bitch” o “fuck”
· En qué lugar del mundo se pronuncia por última vez la palabra “Fuck”

Desde el lado más poético, uno no puede dejar de pensar en lo bien que suenan las frases que nos trae esta época:
“Ya tenemos la capacidad de hacernos preguntas que no sabíamos que ya podíamos hacernos.”

Porque suena a profecía.
Pero por lo que se ve, hasta las profecías traen implícitos sus propios problemas.

No queremos una escuela de respuestas…

287 respuestas…

… hasta la fecha en Formspring, ese sitio donde haces preguntas anónimas o firmadas y alguien te las responde. Desde lo que le pone a uno a pensar en su trabajo hasta los que preguntan que cuándo te casas.

Formspring

Moda pasajera o no, es divertido y vanidoso a partes iguales, dependiendo precisamente de esas preguntas. Y tú, ¿tienes algo para preguntar? Estoy de oferta, respondo lo que sea.