El reclutamiento en los tiempos del cólera

Estaba revisando portafolios y CVs de directores de arte llegados a mi correo desde Zonajobs, y me surgieron un par de reflexiones-pregunta para las que aún no tengo respuesta, y que tienen que ver, principalmente, con cómo se recluta talento para una agencia o compañía relacionada con la creatividad y/o innovación.

Lo primero es si es normal que el proceso para reclutar a alguien con actividades específicas (un abogado, por ejemplo) sea el mismo que el que se utiliza para contratar a alguien con actividades más “abstractas” (un creativo, por ejemplo). Lo segundo es si es posible contratar a alguien extraordinario a través de un proceso sumamente ordinario.

No tengo respuesta ni reflexiones sobre ninguna de las dos, pero la verdad es que siento que los procesos de reclutamiento están completamente rotos.

PS: Por favor, no me gasten tecla en especificar si un abogado tiene actividades abstractas o si el creativo tiene actividades específicas. No hablo de los puntos concretos, sino de las generalidades de dos profesiones con enormes diferencias.

Lo que hay que hacer para que hablen de uno

Aunque Internet sigue siendo un vecino misterioso y desconocido, es cada vez más frecuente que medios de comunicación (en sus vertientes más tradicionales) informen o cuenten sobre eventos e historias que suceden en el universo online, lo cual está bien porque de repente esos relatos ponen más ojos sobre lo que antes era casi ignorado, pero con el inconveniente de que en muchas ocasiones el que escribe lo hace desde una óptica poco conocedora o experimentada. Esto se traduce en una cierta superficialidad acerca de lo narrado, ya que se saca a relucir (por encima de todo lo demás) el factor de “novedad”, pero sin entrar en mucho detalle acerca de la calidad de aquello de lo que se habla.

Y así es como se da una moda, más que extendida últimamente, que es la de contar algo que se hace online (y sin mucha trascendencia) para que hablen de uno en el mundo offline, aprovechando el factor de novedad que generan muchas nuevas plataformas desconocidas por los medios tradicionales. Hay ejemplos muy variados, por ejemplo, ¿recuerdan cuando las marcas nos contaban acerca de su llegada a la plataforma Second Life?

Nadie sabe muy bien para qué lo hacían entonces ni qué demonios hicieron con ello tiempo después, pero contarlo a un medio tradicional era una receta segura para que éste publicase una nota acerca de lo digital y del futuro que se acercaba, y de lo vanguardista que era esa marca por tener presencia en la nueva plataforma. Más recientemente, una agencia mexicana optó por un peculiar y controvertido (a juzgar por los comentarios a favor y en contra) modo de reclutar a su siguiente trainee.

En lo personal no me gusta la idea, y desconozco si lograron su objetivo de encontrar a esa persona en prácticas, pero lo que sí lograron fue que hablaran de ellos en muchos medios (publicitarios y no publicitarios) desde esta óptica de “informar de la novedad”, aunque no se tenga muy claro en qué consiste la misma. Ahora falta saber en qué convierten toda esta atención que consiguieron, en forma de halagos (unos) y burlas (otros).

Así que ya saben, si no hablan de ustedes por sus ideas hagan algo online para que hablen de ustedes offline, que de momento, funciona, y que por sí mismo no es ni bueno ni malo, depende de qué hagan luego para capitalizar lo que dijeron de ustedes.

Desparramados por ahí, capítulo 14

Con algo de retraso, una actualización con los variados temas a los que últimamente dediqué mi colaboración semanal con la edición online de la revista Merca 2.0:

Artículo para Merca 2.0 - 150110

Artículo para Merca 2.0 - 220110

Artículo para Merca 2.0 - 290110

Artículo para Merca 2.0 - 050210

Artículo para Merca 2.0 - 190210

Artículo para Merca 2.0 - 260210

Artículo para Merca 2.0 - 050310

Artículo para Merca 2.0 - 120310

Artículo para Merca 2.0 - 260310

Artículo para Merca 2.0 - 300410

Artículo para Merca 2.0 - 070510

Artículo para Merca 2.0 - 140510

Artículo para Merca 2.0 - 280510

Artículo para Merca 2.0 - 040610

Artículo para Merca 2.0 - 110610

La agencia pequeña y el subconsciente que retwitteaba

Suelen ser estudiantes los que, cada vez que impartimos alguna conferencia en México, nos preguntan:

¿Qué se necesita para trabajar en W?

Insospechadamente para todos, porque habíamos “descubierto” el Gunn Report sólo dos años antes (posiciones 46ª en 2006 y 15ª en 2007), la lista nos estalló en la cara en Noviembre del año pasado. Gracias (principalmente) a los proyectos para Rexona Power y One Club, Grupo W era la cuarta agencia más premiada de 2008 en el ranking mundial de agencias interactivas y Saltillo parte de la lista de sus capitales, un legítimo What-The-Fuck de primera categoría.

Como 2008 fue un año especialmente traumático para nosotros, de discusiones complejas entre mucha gente y crecimiento inesperado y poco armónico, no habíamos reparado en la suma de todos los galardones obtenidos, lo cual, unido al hecho de que en esa lista debemos de ser, probablemente, los cuartos en facturación comenzando por el final, nos hace poner en cuarentena todo este contexto, más allá de que es efectivamente cierto y que se ve muy bien en cualquier información sobre nosotros.

Gunn Report 2008

De lo que sí estamos seguros, y más después de que todos los problemas se resolvieran y las piezas altisonantes encajaran correctamente, es que viendo el ánimo y buen rollo con que la gente encara ahora los proyectos (incluidos los que a veces tienen que venir a trabajar sábados y algunos domingos), es de que somos una de las mejores agencias en el ranking de sonrisas-chiste/minuto. Y esto, que puede parecer una gilipollez, es esencialmente la clave de lo bien o mal que le puedan ir las cosas a una agencia pequeña como la nuestra.

Si hace un año por estas fechas éramos 25 personas (con 1 extranjero), ahora somos 52 (con 7 extranjeros) En ese trance de crecer de esa forma desbocada pensamos que sería necesario tener algún tipo de manual-referencia-corporativo, de material que nos identificara cómo somos ahora y nos orientara a qué queremos ser y hacia dónde vamos, si no con precisión, al menos sí de forma aproximada.

Continue reading La agencia pequeña y el subconsciente que retwitteaba