Spotify y la Inteligencia Artificial

Playlist de SoundHound

Spotify es una de mis marcas favoritas. Pago gustoso una suscripción Premium porque creo que el producto es magnífico, con la esperanza de que parte de mi dinero se destine a que sea aún mejor.

Eso incluye tener un servicio a clientes que me responde cuando les escribo, tanto si mi duda tiene que ver con el login/password de mi cuenta como si tiene que ver con pedirles que me dejen tener publicidad en dicha versión Premium -lean el post si no me creen :)-

También ha pasado a veces (no por recomendación directa mía, claro) que algunas mejoras que parecen tener sentido terminan haciéndose realidad, como el convertir el teléfono en un control remoto si tienes Spotify abierto tanto en el teléfono como en el escritorio. Y no pasa con Shazam, pero sí con SoundHound, que ya puedas agregar directamente las canciones que encuentras con la aplicación a un playlist de Spotify.

Ahora me encuentro con una nueva sugerencia que hacerles, relacionada con el uso de Inteligencia Artificial. Porque me acostumbré a agregar todas las canciones que me gustan a un playlist llamado SoundHound, tanto si las encuentro vía SoundHound como si no (es mucho más fácil tener un sólo playlist que varios). El problema es que cada vez que quiero agregar una canción a dicho playlist, tengo que buscar manualmente este último por entre la lista de cientos de playlist que tengo.

Ya sé, ya sé, no es para tanto. Pero me pregunto si no podría utilizarse un pequeño algoritmo que detecte qué playlists son los más activos, igual que hace Uber cuando te recomienda como destino el lugar en el que se celebra la siguiente cita que tienes en el calendario de tu teléfono o bien te muestra alguno de los destinos a los que has ido recientemente, todo para no tener que teclearlos literalmente y ganar unos segundos de tiempo. Que cuando voy a agregar una canción a un playlist, Spotify me muestre los dos o tres que puedan ser sean el destino más probable para almacenarla, en base a en qué playlists he almacenado temas recientemente.

Just saying, Spotify…

Shazam del conference call

Llevo dos meses inmerso en un proyecto cuyos procesos son larguíiiiiisimos, y gracias al cual he aprendido muchas cosas que en breve vendré a contar aquí. Entre otras, que Shazam arroja resultados si lo utilizas cuando suena la música de espera del teléfono mientras esperas a que comience un conference call:

Shazam al conference call

No tan divertido como el famoso ejemplo de la licuadora y Skrillex, eso sí:

Skrillex + Blender

De nombre a verbo

Let me Google that for you

Antes las marcas aspiraban a que el nombre de su producto definiera su categoría. Por ejemplo, Kleenex (para los pañuelos de papel) o Coca-Cola (para refrescos carbonatados).

Ahora, en cambio, aspiran a que sus servicios se conviertan en verbo. Nadie dice “hacer una videoconferencia”, “buscar en Internet” o “averiguar qué canción está sonando”. Se dice “Googlear”. “Skypear”. “Shazamear”.

Si tu compañía ofrece un servicio y ese servicio aún no es el verbo con el que se define la categoría, aún tienes un cierto margen de mejora.

De Shazam a playlist

Ya era hora de que Shazam lanzara una característica como ésta. Y es que, si en la aplicación están “taggeadas” todas las canciones que uno encuentra por aquí o por allá, qué coñazo tener que ir buscándolas individualmente en Spotify (o tu servicio de música en línea favorito) para agregarlas a un playlist en el que poder tenerlas todas.

¿No era muy obvio el que debiera haber una opción que permitiera convertir la lista de canciones “taggeadas” en un playlist? Y eso fue lo que anunciaron ayer:

Playlist en Shazam

Aunque sea con Rdio en vez de con Spotify. Pero bueno, ¡ya era hora!

Nuevos virus para esta época

Si hacen una recopilación de los virus informáticos con los que se hayan topado en su vida, probablemente tengan todos que ver con algún tipo de procedimiento mecanizado que perjudique al ordenador en el que habitualmente trabajan. Pero ahora, en esta época social, hacen falta nuevos tipos de virus. Me explico, un virus que formatea tu disco duro es molesto, pero demasiado “old-fashioned”. Uno que acceda a toda tu lista de contactos y se ponga a enviarles mails como locos (¿recuerdan el “I love you”?) ya tienen un poco más de cercanía con 2011, por aquello de no molestar en solitario sino colectivamente. Quizá sean este tipo de virus los antecesor de otros más actuales, como los que generan el spam que llega por mensaje directo a la cuenta que uno pueda tener en Twitter, de los que se pueden ver en la imagen que abre este post.

Pero esos se arreglan con un buen antivirus (actualizado) o cambiando la contraseña de acceso a cualquiera de nuestras cuentas en la plataforma social correspondiente, de modo que aún no hay ningún virus que pueda dejarnos secuelas físicas reales irreversibles (más allá de la preocupación puntual por tener tu máquina infectada).

Continue reading Nuevos virus para esta época