social

bitches dunno

El perfil social y la evolución artificial de las ideas

La “sociedad” se ve y se trata como una “red”, en vez de como “una estructura” (menos aún como una “totalidad” sólida): se percibe y se trata como una matriz de conexiones y desconexiones aleatorias y de un número esencialmente … Read More

tipsTT

No compartas estos tips

No sé nada. Con esa certeza es con la única que empiezo cada día laboral, desde siempre. Y como soy cabezadura, la manera que encontré para intentar superar ese estadío es haciendo, probando, intentando y volviendo a intentar. No soy … Read More

El interfaz de Path

Suelo darme de alta en cuanto servicio online se me cruce por el camino, aunque luego no hago mucho con ellos porque no me doy el tiempo necesario para investigar de qué se tratan. Y luego, cuando algún amigo me habla del tema, recuerdo que tengo cuenta allí o allá y es entonces cuando comienzo a utilizarlos.

Construida para que publiques tus status, canciones, localizaciones, etc. en una línea de tiempo en la que puedes hasta dormirte y despertar, algo así me ocurrió con Path, esa red social que limita tu número de contactos a 50 personas, después de que Edgar me enseñara la aplicación en funcionamiento, que posee uno de los más finísimos interfaces que haya visto (“smooth” es la palabra adecuada).

Los búhos de mi madre y el búho de Hootsuite

Desde que tengo uso de razón he visto cómo mi madre colecciona búhos. Búhos de todos los colores, lugares, materiales y formas posibles, en una colección alimentada por sus viajes y por los de todos los que somos cercanos a ella. Me pregunto entonces si no debería utilizar Hootsuite para gestionar sus cuentas de Twitter y Facebook, dado que la herramienta tiene como mascota a un buhíto que incluso se queda dormido si no lo usas durante una hora:

Por añadir uno más a la colección, digo.

Billboard anunciando la serie "Boys Toys"

La moda de los iconos de social media

Es curiosa la forma en que algunas marcas tratan de adaptar su presencia en medios “tradicionales” a las oleadas de novedad que suelen llegar del mundo “digital”. Todos recordamos esos días en los que los spots de televisión comenzaron a … Read More

Spam por DM en Twitter

Nuevos virus para esta época

Si hacen una recopilación de los virus informáticos con los que se hayan topado en su vida, probablemente tengan todos que ver con algún tipo de procedimiento mecanizado que perjudique al ordenador en el que habitualmente trabajan. Pero ahora, en … Read More

Advil: Cómo manejar tu cuenta de Twitter como un bodoque

Hace no tanto trabajaba yo al lado de una piscina. Sobre ello escribí una vez, porque al decir yo en Twitter que olía a cloro, una marca de blanqueador me preguntó si acaso prefería los hongos, lo que me dejó con una cara de Buster Keaton que para qué les cuento.

Estos días, como algunos amigos sabrán, llevo unas cuantas visitas consecutivas al dentista para que me extraigan las muelas del juicio, proceso que me ha llevado a tener que estar tomando algunos medicamentos de forma regular en las últimas semanas. Eso se junta al hecho de que hoy entraron a reparar una mesa en mi oficina, así que, también en mi cuenta de Twitter, publiqué esto:

Este comentario, a todas luces de intención cómica por el fuerte olor del pegamento (Resistol), fue lo único que necesitaba esta cuenta de Twitter de Advil Max para decirme que no tome aspirina, que mejor tome Advil Max:

La verdad es que me pareció fuera de lugar, así que comenté:

Y entonces “Liquida el dolor” dijo que no había hecho lo que sí había hecho:

Por eso pensé que tenía derecho a decirles que por favor no me mandaran spam spam spam spam:

A lo que “Liquida el dolor” me contestó con una de las mayores gilipolleces que he leído en Twitter. Que si no quiero recibir spam, mejor ponga mi cuenta como privada (ya saben, con el candadito):

Dejemos de lado las faltas de ortografía y el tema del ardor de estómago (“agruras”), algo que a mí no me ocurre por tomar aspirina. Lo que sí tengo es una alergia terrible a las gilipolleces; no pude contenerme, poniendo esto que creo dio fin a la conversación:

-

Ahora bien, no me malentiendan, no seré yo el que les diga que no tomen Advil, porque lo cierto es que cuando te duele la cabeza funciona de puta madre, pero la verdad es que quien lleva su cuenta de Twitter es un completo bodoque que probablemente ha pasado por demasiados cursos de Social Media de los que se imparten en México y por muy pocos cursos de sentido común (que es de lo que se trata todo esto). Así que, en términos de convivencia virtual, Advil, me das un dolor de cabeza terrible, ¡suerte!