Las interfaces de Hemingway

Write drunk. Edit sober.

Puedo dictar un texto para mi blog en mi teléfono, pero no en mi laptop.
Punto para la voz.

Pero editarlo es mucho más fácil usando la laptop que un teléfono o una tablet.
Punto para el teclado.

Hoy, la famosa cita atribuida (no sé si correctamente) a Ernest Hemingway diría algo como:

Write drunk. On your phone.
Edit sober. On your laptop.

Imagina que la interfaz que estás creando es una que utilizaría Hemingway.
La belleza de dedicarse a crear interfaces.

Los Manifiestos Manifiestos

Los manifiestos. Esos textos, a veces profundos, a veces superficiales, que utilizan (en el mundo de la publicidad) las marcas para hacer saber de su visión, misión o declaración de intenciones. En algunas ocasiones, increíblemente inspiradores. Lamentablemente, esas ocasiones son pocas, porque a menudo el manifiesto termina siendo la solución para un creativo o grupo de creativos a los que no se les ocurrió ninguna idea medio decente: “No tenemos idea, escribamos un texto (supuestamente) profundo que toque a quien lo lea en lo más profundo de su ser.”

Lo malo es que, por lo general, lo que toca a la gente en lo más profundo de lo ser tiene que ver con motivaciones que viven dentro de la gente y no dentro de la cabeza de un creativo escribiendo un manifiesto. Por eso, en el 99% de los casos los manifiestos son blah-blah-blah o, más al grano, bullshit.

Aún así, como siempre se van a encontrar con quien les pida uno, al menos una vez en su vida, les dejo esta bella imagen-tutorial que una vez me envió Luis Gaitán y que describe el proceso a seguir para escribir un manifiesto. En forma de manifiesto:

El Manifiesto Manifiesto

Insisto, ¡qué belleza!

Conversaciones telefónicas con tu perro

Tanto si les gustan los perros como si no (pero si sí esto tendrá mucho más sentido), imaginen que la emoción y ansiedad que muestra el animalito cada vez que saquen una pelota con la que él pueda jugar se las transmitiera vía un mensaje de texto a su teléfono móvil:

O que les mandara un mensaje cada vez que destroce un zapato, vea un fantasma o se meta en problemas con la mafia de las ardillas del vecindario. Justamente de eso trata este fanpage llamado “Text from Dog”, un hilarante recorrido telefónico de la vida de un perro con teléfono y su dueño.