Entrenando a Skynet

Seleccionar imágenes de árboles

Me pareció muy inteligente el modelo de negocio de una de esas compañías que te enseñan a hablar idiomas mediante una aplicación en tu teléfono o tablet, y que utiliza las respuestas de los alumnos para perfeccionar el algoritmo de sus traducciones. Es con ese algoritmo con el que pueden ofrecer entonces múltiples servicios de traducción automatizada (muy rápido, a costes mucho más bajos) a otras compañías que lo requieran, siendo esto último lo que genera la mayor cantidad de ingresos, no las “suscripciones” de los usuarios.

Pensé en Skynet. Skynet está entrenándose. Bueno, de hecho, lo estamos entrenando nosotros, igual que al algoritmo de las traducciones del que les acabo de hablar. Cada vez que completamos uno de esos captcha en los que se nos pide primero que digamos que “no somos un robot”, para luego pedirnos que seleccionemos las imágenes donde aparecen montañas, o ríos, o tiendas, etc., entrenamos a los algoritmos para que sepan, cada vez mejor, qué es una montaña o un río o una tienda.

Skynet asomándose a nuestro cerebro para nutrir el “suyo”.
Make no mistake, it’s happening.

El día en que desaparecieron los idiomas

Torre de Babel

La implicación principal del crecimiento exponencial de la tecnología es la de que, por un precio cada vez más asequible, nuestros ordenadores tienen cada vez más capacidad para realizar cálculos por segundo.

Imagina, por ejemplo, la cantidad de variables a tener en cuenta y operaciones que ha de realizar un coche autopilotado en un instante determinado. Hace muchos años era imposible realizar tantos cálculos simultáneamente, y hace algunos menos años ya era posible, pero muy caro. Ahora, ambas dos se cumplen, y por ello es muy probable que un día, mucho antes de lo que te esperas mientras lees estas líneas, te veas dentro de un coche que circula de forma autónoma.

Siendo emigrante en un país cuyo idioma es distinto al del lugar en que nací, esa forma de crecimiento (del que puedes saber más leyendo estos textos que publiqué hace casi tres años) es tremendamente relevante cuando una máquina, vía la cantidad de cálculos por segundo que ya puede realizar, es capaz de traducir prácticamente en tiempo real lo que está diciendo tu interlocutor en una conversación:

Más aún si ese “traductor” lo puedes llevar encima:

Piénsalo así: estas traducciones serán más y más “en tiempo real” cuanto más tiempo pase, incluyendo además más y más idiomas. Hasta que lleguemos al punto en el que la palabra “idioma” desaparezca porque esté carente de significado alguno.
Se puede uno imaginar entonces a los traductores del mundo levantándose en armas contra las máquinas, igual que los taxistas se levantan y revolucionan contra Uber.

Adiós a la Torre de Babel.

Mi charla de TEDxDF, con subtítulos en inglés

Vídeo con subtítulos de la charla en TEDxDF 2010

Internet es un sitio fantástico, entre otras cosas porque puede ocurrirte que alguien a quien no conoces de nada (María Gargari) considere que es una pena que la charla que impartí en la pasada edición de TEDxDF no estuviera disponible en más idioma que el castellano, y se tome la molestia de transcribir todo lo que dije para traducirlo entonces al idioma inglés. El vídeo con los subtítulos (y la transcripción de mis palabras) ya está disponible en el mismo lugar que el vídeo original (hay que activar los subtítulos pulsando sobre el icono CC) o pulsando en este otro enlace de dotSUB.

Gracias María, you rock!

Beatbox mediante Google Translator

Delicioso.

(vía Chica Geek)