Las compañías y tú

Gente y compañía

Las compañías las hacen las personas, no al revés.
Tu valor es tuyo, no de la compañía que te contrata, por muy cool que sea.
Es más, es por ese valor por el que te contrata a ti y no a otra persona.

Digo esto, que parece una obviedad, porque a mí también me ha pasado: si tengo este trabajo y me va bien, ¿qué va a pensar la gente si me voy de este lugar tan aparentemente “cool” a otro del que la gente piense que no lo es tanto?
Nada. No pasa nada. Porque la opinión de la gente no importa, importa lo que tú sientas y decidas.

Y en el caso de que tu actual compañía sea una GRAN compañía, te lo explico con una analogía: puedes ser novio de Cameron Díaz durante una semana, pero vas a ser el ex-novio de Cameron Díaz para toda la vida.

Lo cual es un dato interesante, si lo sabes usar bien.
Lo mismo pasa con las compañías. Porque es lícito cambiar. Porque, cuando te llegan, los vientos de cambio siempre son más fuertes que cualquier raíz, por “cool” que ésta pueda parecer.

La agencia pequeña y el subconsciente que retwitteaba

Suelen ser estudiantes los que, cada vez que impartimos alguna conferencia en México, nos preguntan:

¿Qué se necesita para trabajar en W?

Insospechadamente para todos, porque habíamos “descubierto” el Gunn Report sólo dos años antes (posiciones 46ª en 2006 y 15ª en 2007), la lista nos estalló en la cara en Noviembre del año pasado. Gracias (principalmente) a los proyectos para Rexona Power y One Club, Grupo W era la cuarta agencia más premiada de 2008 en el ranking mundial de agencias interactivas y Saltillo parte de la lista de sus capitales, un legítimo What-The-Fuck de primera categoría.

Como 2008 fue un año especialmente traumático para nosotros, de discusiones complejas entre mucha gente y crecimiento inesperado y poco armónico, no habíamos reparado en la suma de todos los galardones obtenidos, lo cual, unido al hecho de que en esa lista debemos de ser, probablemente, los cuartos en facturación comenzando por el final, nos hace poner en cuarentena todo este contexto, más allá de que es efectivamente cierto y que se ve muy bien en cualquier información sobre nosotros.

Gunn Report 2008

De lo que sí estamos seguros, y más después de que todos los problemas se resolvieran y las piezas altisonantes encajaran correctamente, es que viendo el ánimo y buen rollo con que la gente encara ahora los proyectos (incluidos los que a veces tienen que venir a trabajar sábados y algunos domingos), es de que somos una de las mejores agencias en el ranking de sonrisas-chiste/minuto. Y esto, que puede parecer una gilipollez, es esencialmente la clave de lo bien o mal que le puedan ir las cosas a una agencia pequeña como la nuestra.

Si hace un año por estas fechas éramos 25 personas (con 1 extranjero), ahora somos 52 (con 7 extranjeros) En ese trance de crecer de esa forma desbocada pensamos que sería necesario tener algún tipo de manual-referencia-corporativo, de material que nos identificara cómo somos ahora y nos orientara a qué queremos ser y hacia dónde vamos, si no con precisión, al menos sí de forma aproximada.

Continue reading La agencia pequeña y el subconsciente que retwitteaba