Nueve cosas que constaté con “Vete”

Mañana hará un mes que lancé este particular experimento llamado “Vete”, tiempo más que suficiente para poner en orden todo lo que a nivel de comunicación he podido constatar con él, cosas que me gustaría compartir con vosotros:

1) “Hacer is the new Decir”. Si crees en algo, hazlo. Hoy en día tienes más medios que excusas para llevar a cabo tus proyectos. Cada vez más, el mundo y nuestra profesión necesitan gente que además de tener buenas ideas tenga ideales y crea en lo que hace. O como dice Santiago Rocangliolo en esta “Carta a sus Hijos” en forma de este gran artículo, “La lección de todo esto es: si ustedes creen que algún proyecto mejorará el mundo, defiéndanlo”. El mundo necesita buenas ideas.

2) No es que la gente no lea, es que sólo lee lo que le interesa. O como reza esa famosa frase: “No hay textos cortos o largos, sino buenos y malos”. Los posts de “Vete” eran largos, pues cada día que pasaba había mucho qué contar. Aún así, miles de compartidos tuvo el experimento en redes sociales y cientos de mails me llegaron para participar y/o comentar la propuesta.

3) “Inspiration is the new interaction”: Inspirar es la mayor interacción que nunca lograrás. Aunque sólo había un billete, en ese caso la idea conectó con la gente hasta el punto de hacer “clic” en muchas personas que se sintieron inspiradas e hicieron otras muchas cosas que hicieron la idea aún más grande. Incluso hubo quienes se sintieron tan motivados que independientemente del resultado, decidieron emprender la aventura por su propio camino. Como escribí hace tiempo, inspirar debería ser también la aspiración de todos los que nos dedicamos a comunicar.  Continue reading Nueve cosas que constaté con “Vete”

“Vete” visto desde afuera

A mí es que la propuesta de Nicko me parece que está bastante clara, si estás en España y te quieres ir y no sabes cómo, Nicko te ayuda. Si no cumples alguna de las condiciones (no vives en España o te quieres quedar) esta propuesta NO es para ti.

Así que uno no deja de sorprenderse por la cantidad de gente que le da tantas vueltas o le intenta buscar tres pies al gato simplemente porque Nicko es publicista. Quizá habla mucho de cómo se percibe la profesión ante la sociedad: un colectivo de personas que nadie sabe muy bien a qué se dedica pero que cada vez que hacen algo seguro que es porque tienen una intención comercial oculta. Así que cuando uno hace algo porque sí, por el simple hecho de defender la coherencia (“si te quieres ir, pues vete”), saltan las alertas que indican que probablemente haya un fallo en Matrix porque un tipo que se dedica a la publicidad quiere dar algo sin recibir nada a cambio.

El caso es que hace casi una semana llegó Nicko indignadísimo a la oficina por las continuas quejas que por Facebook puede uno leer sobre la situación en España. Al punto de que incluso algunos dicen que si pudieran, se irían porque ya no tienen nada que hacer en el país. Fue entonces cuando Nicko dijo: “Es que es como para pagarles el billete para que dejen de quejarse de una vez.”

Lo que al inicio parecía más una bravata se convirtió un rato más tarde en una reflexión-pregunta que nos lanzó a mí y a Salles: “Pagar un billete de ida no me va a hacer más rico ni más pobre, ¿pero creéis que si ofrezco un billete gratis habría alguien que se quisiera ir de verdad?”

La pregunta debió ser retórica, porque diez minutos más tarde Nicko estaba ya escribiendo el primer post del blog que abrió para ofrecer ese billete para salir de España a quien quiera salir de España pero no tenga cómo salir de España.

Y ya. Eso fue todo. No hay más trasfondo ni segundas intenciones ni disquisiciones filosóficas de las que surgen cuando uno hace algo y los demás opinan al respecto. Nicko lo contó mucho mejor en la radio esta mañana en España:

Es pintoresca la cantidad de opiniones, críticas y comentarios de cómo debiera haber lanzado Nicko esta propuesta. Que si es una burla para los españoles por cómo está la situación del país, que si mejor hubiera destinado el dinero para que la gente se quede, que cómo demonios te vas a ir a otro país sin tener dónde quedarte ni contactos para trabajar, etc., pero a mí me parece que, si tienes una idea de cómo hacer esta propuesta de mejor forma, lo que tienes que hacer es tan simple como:
1.- Piensas tu propuesta
2.- Abres un Tumblr
3.- Publicas tu propuesta
4.- Esperas a que llegue gente interesada

Porque si lo único que haces es opinar sobre cómo debiera haber sido “Vete”, a uno se le quede una cara de perplejidad extrema ante el problema que tienen algunos para separar la velocidad del tocino, o dicho de forma más castiza, ¿qué tienen que ver los cojones con comer trigo?.

Just saying.

Vete: Yo te pago el billete

La cosa es sencilla.
Cansado de escuchar y leer a tantos amigos, conocidos y desconocidos que sólo se quejan de cómo está la cosa en España, el otro día puse en mi Facebook el siguiente status:

De los mil y pico amigos que tengo en Facebook, sólo le dieron like 24 personas. Eso me dio que pensar: Hay más gente que dice que se quiere ir de la que realmente está dispuesta a irse.

Y pude comprobarlo de forma chapucera pero contundente: debajo de ese status pregunté a qué destino se irían esas personas si tuvieran el pasaje. De esas 24 personas me contestó una.

Esto se podía haber quedado en una anécdota de bar, pero como soy de los que creen que Hacer is the new Decirdecidí llevar la cosa hasta el final y elevada a la máxima potencia: me gustaría comprobar cuánta gente está dispuesta a dejar de decir que se iría, para irse de verdad.

Por eso se me ocurrió lanzar una propuesta a cualquiera que viva en España (y aquí no entremos en nacionalismos), independientemente de su edad, profesión, religión u orientación sexual. Y dice así:

Si de verdad estás harto de tu situación en España, deja de quejarte y vete.  Es más, te quito una excusa: yo te pago el billete.

Continue reading Vete: Yo te pago el billete