The Branding Dead

Dicen las marcas que cada vez son más humanas, en referencia a que conversan con otras personas y se comportan de una manera más social, tanto en un sentido 2.0 como también en el de la responsabilidad.

Y el planteamiento está bien, lo que pasa es que muchas veces cuando escucho lo que dicen pero veo lo que hacen de inmediato pienso en The Walking Dead y sus zombies, que aunque con cierto aspecto medio humano son incapaces de entender y relacionarse con otros seres humanos, simplemente porque no lo son y lo que de verdad quieren es pamplinárselos. Cambia “zombies” por “marcas” y entenderás lo que quiero decir.


En la imagen, una marca de yogures pidiendo tu ayuda.

Si mi día a día con la publi fuese una serie, para mí desde luego está mucho más cerca de The Walking Dead que de Mad Men. En este particular The Branding Dead, siento como si llevásemos una primera temporada que dura ya demasiados años y por eso pienso, hago y digo que los publicistas ahora más que nunca deberíamos ser los que con nuestras reflexiones o nuestras propuestas, escribamos el guión que inspire a las marcas para que de verdad se crean su papel y trabajen más por otros caminos, en donde el branding como lo conocemos ya es historia y de manera que, como las personas, las marcas aprendan a relacionarse de verdad con otras personas a partir de las experiencias aprendidas o desaprendidas en cada capítulo de esa serie que es la vida, porque es así como lo hacemos las personas.

Una relación así entre marcas y personas, creo que sin duda sería menos zombie y más humana y permitiría avanzar y empezar por fin una segunda temporada que hace tiempo pide paso, y que hasta que empiece imagino como un capítulo piloto en donde en la primera escena vemos al equipo creativo de una agencia que no parece el equipo creativo de una agencia, obligado a sacrificar a una marca zombie por su propio bien. Y va y lo hacen de forma hiperauténtica, para que el resto de equipos creativos que no parecen equipos creativos se animen a hacer lo propio y para que ninguna otra marca zombie que lo vea se quede indiferente y sepa que ya no hay vuelta atrás. La siguiente escena es un entierro, seguido allí mismo, de un renacimiento…


En la imagen, el equipo creativo de una agencia que no parece el equipo creativo de una agencia, a punto de convertir una marca zombie en una marca más humana.

Imaginaciones a parte, lo único claro es que muy probablemente seamos nosotros como profesionales de esto, los que debamos esforzarnos más que nadie por ayudar a reescribir la segunda temporada de esta historia, básicamente por nuestro propio bien, porque como esto siga llenándose de marcas zombies me da que podemos acabar todos merendados. 

El camino no será fácil, empezando porque el que una marca se atreva a ser más humana y vaya a por ello seguramente no entra en ningún plan actual de marketing de manual, sencillamente porque la vida de una persona no se planea. Y segundo porque primero las marcas deberían olvidarse por un momento de tanto branding, y asumir y creerse cada una esa personalidad que dicen tener, para estar convencidas del rol que tendrían respecto a las otras personas en la sociedad.

Claro que como toda persona en muchas de sus relaciones y experiencias, es probable que las marcas que se atrevan a ir por ese camino y ser más humanas cometan más errores. Que sean más o que sean menos dependerá de cómo se desenvuelvan como personas que quieren ser.

Pero, como la vida misma, ¿no?

Eso o pueden que al final acaben Six feet under. ¿O te gusta más The Walking Dead? =___0

13 thoughts on “The Branding Dead”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *