the leap Bukowski

Charles Bukowski

Tengo desde siempre, una deuda permanente con el cine.

Mi madre, que es cinéfila desde su infancia, me inculcó un amor desmedido por las películas. Cuando yo era un niño, ella regresaba de ver con el doctor (así le digo a mi papá) alguna de James Bond y me la contaba escena por escena mientras tendíamos la ropa en el patio.

Años después, que me tocaba ver alguna movie que mi madre me había contado con detalle, me daba la sensación de haberla visto. De esta forma supe que si una película se queda corta cuando se adapta de un libro, se queda mas corta cuando ha pasado por la estricta narración de mi progenitora.

En fin, que he visto muchas películas. No tanto como me gustaría, y cada vez menos. Pero si que me deberían cobrar una fortuna por la cantidad enorme de ideas que he tomado de ellas; para lo cual no tendría yo vida para trabajar, sacar dinero y pagarles a todos.

Como ejemplo para este texto contare el caso de THE BIG LEBOWSKY. Notable, notabilísima obra de los hermanos Coen, protagonizada legendariamente por Jeff Bridges, John Goodman y Steve Buscemi.
Sumarme a la tonelada de textos escritos referentes a lo maravilloso de su script, lo inolvidable de sus frases y lo fantástico de su soundtrack, seria poco menos que ocioso.

the big bukowski

La cosa es que tengo una teoría que me ha costado la reputación en mas de una borrachera. Esa teoría dice que el dude, osea Jeffrey Lebowski es a mi entender una versión light y cómica de Charles Bukowski.

Mas allá de que coincidan conmigo o con mis detractores, debo atajar el pensamiento diciendo que ese nexo mental me llevo a clavarme en la lectura del infame escritor de soberbia prosa y dolorosa lectura.

Por supuesto me leí La Maquina de Follar y el Cartero. La brillante elegancia de desenredarse a si mismo mostrando un estilo tan valiente y genuino, me ha atrapado renglón tras renglón.

Leer a Bukowski no me pone bien, como si me hace bien ver a Jeffrey Lebowski.

Desde mi perspectiva, es la misma persona contándonos el cuento de manera diferente. Una suerte de calamidad que lo mismo puede ensuciarse de mierda que rentarse en un blockBuster.

Llegué a Bukowski también vía otra cinta. Una llamada SIDEWAYS a la que le atribuyen algunos amigos mi afición al vino. Yo digo que esa debilidad ya la tenía y que la cinta simplemente me la volvió cutánea.

En cierta parte, Miles dice quizá una de las líneas mas memorables, citando a Bukowski:

“I’m a smudge of excrement on a tissue surging out to sea with a million tons of raw sewage.”

Resumiendo casi a manera de confesión, debo decir que del cine he robado frases, ideas, personajes, momentos para recrear, excusas, culpas, argumentos. Es uno de mis placeres mas inocentes y desatendidos.

Debo con urgencia regresar a esa amante despechada que deje por enrolarme en otras cosas. Insistiré quizás con indulgencia a ver bodrios y clásicos, y me detendré en la vertiginosa y a veces infructífera carrera por llegar a ningún lado con la prisa de quien teme ser alcanzado.

Ya habrá ocasión de platicar más al respecto, después de todo siempre tendremos Paris.

Best!

2 thoughts on “the leap Bukowski”

  1. Pingback: Daniel Granatta
  2. Pingback: Arturo de Albornoz

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *