Tijuana makes me happy en 30 horas y 70 recuerdos

I love TJ

Cuando uno recibe una invitación para dar una charla en Tijuana (Baja California, México), lo único en lo que se puede pensar es en si la visita estará a la altura de la imagen de dicho sitio que uno tiene construida en su mente a través de películas como Babel o Traffic, el Doctor Simi tackleado o el celebérrimo episodio de los Simpsons en que Bart y Lisa son llevados allí por el payaso Krusty como final de su campamento de verano. Tijuana, the happiest place on earth.

“Pura exageración”, piensa uno al emprender el viaje. “No exageraban nada”, al concluirlo. Retazos de un viaje que es mejor soltar en lista de píldoras, más fáciles de recordar así que en vez de proporcionando una descripción narrada y detallada de tantas cosas como pasaron y vi en sólo 30 horas allí. Ésta es sólo una pequeña muestra de acontecimientos que pueden ocurrir en un viaje a Tijuana:

1.- Que el vuelo consista en un trayecto Saltillo-Monterrey-Ciudad de México-Tijuana, que hace que uno tarde más en llegar de Saltillo a Tijuana que de Saltillo a España.
2.- Que el vuelo de Monterrey a Ciudad de México, programado a las 17h, se posponga hasta las 17:30h, which is awesome porque así me dió tiempo a comer.
3.- Que el vuelo de Ciudad de México a Tijuana se retrase más de una hora, saliendo a las 23:45 en vez de a las 22:15 programadas, oh fuck.
4.- Que después de estar esperando más de dos horas, sin que nadie de la aerolínea sepa ni la puerta de embarque ni mucho menos la hora de salida, todo lo que obtengamos por disculpa los pasajeros sea un: “una disculpa, el vuelo se demoró por el retraso de la tripulación”, hell yeah!
5.- Que después de estar esperando más de dos horas, sin que nadie de la aerolínea sepa ni la puerta de embarque ni mucho menos la hora de salida, a nadie de la aerolínea se le ocurra gratificar a los pasajeros con una pequeña compensación (por ejemplo, un vuelo gratis en el futuro, o al menos una caja de bombones) para que no venga yo unos días después a hablar del pésimo servicio que presta Mexicana de Aviación cada vez que uno quiere transitar una ruta aérea no tan frecuente, quejas en @mexicana_com.
6.- Que llegando a Tijuana tenga que pasar control migratorio porque soy español, pese a llevar casi cuatro años viviendo en México. Nota mental: Llegar desde cualquier sitio a Tijuana es llegar del extranjero, no es broma 🙂
7.- Que, por fin, saliendo del aeropuerto de Tijuana en dirección del hotel a las 2am (hora local, 4am en Saltillo), lo primero que acierte a distinguir sea un gigantesco billboard en el que se anuncian los servicios de un cirujano plástico muy reconocido allá, de nombre Carlos Buenrostro.
8.- Que llegando al hotel a las 2.30am, la recepcionista nos diga que no puede darme una habitación porque la reserva no estaba confirmada más allá de las 20h, resultando que la había cancelado quince minutos antes.
9.- Que, ante mi requerimiento de apiadarse de un viajero que llega de tan lejos, diga que no puede hacer nada porque el hotel ya está completo.
10.- Que, mientras pensamos qué hacer y a qué hotel ir, la recepcionista comience los trámites para proporcionarme una habitación mientras repite una y otra vez que “esto que está haciendo no se puede ni debe hacer”, para finalmente darme la llave de mi habitación (wtf!)
11.- Que al llegar a la habitación, no funcione la conexión inalámbrica; a ver quién es el valiente que llama a recepción para pedir que lo arreglen, not me, me voy a dormir.
12.- Que al llegar a un Starbucks a la mañana siguiente descubra que todo el mundo es bilingüe y pueden pagar en pesos o dólares indistintamente.
13.- Que en el evento en el que voy a hablar, resulte que la presentadora del mismo es una chica con la que tuve un pequeño encontronazo-malentendido en otro evento, meses atrás, en La Paz (Baja California Sur, México)
14.- Que la discrepancia quede felizmente solucionada.
15.- Que Brenda, la coordinadora de las carreras de Mercadotecnia y Comunicación de la Universidad de Tijuana, viviera en España, concretamente en Mérida (Badajoz), a escasos 60 kilómetros de donde nací, Cáceres.
16.- Que de entre todos los presentes, sólo una de las asistentes al evento sepa cómo cambiar la configuración del cañón proyector de 800×600 a 1024×768… uf, gracias por el vudú o aún estaríamos esperando a comenzar.
17.- Que, al decir “be te ele” en plena charla, alguien levante la mano y pregunte “¿qué es BTL?”. Aplausos para el sentido común del muchacho que preguntó sin sentir vergüenza de lo que nadie pudiera pensar 🙂
18.- Que yendo a Avenida Revolución para ver alguno de los típicos burros pintados de cebra, descubramos que los burros pintados de cebra los tienen escondidos a las 5 de la tarde.
19.- Que Tijuana esté llena de farmacias y drugstores, porque para los que vienen de Estados Unidos comprar medicinas allí es mucho más fácil y barato.
20.- Que el blingüismo no sólo se manifiesta de palabra, sino también en letra escrita, “do you know cháta?”.
21.- Que hay oficinas donde tanto te pueden casar como conseguirte un divorcio.
22.- Que haya un hotel llamado Caesars, lugar donde se inventó la Caesars Salad.
23.- Que Quentin Tarantino vaya tan frecuentemente al Hotel Caesars que el lugar esté lleno de fotos suyas. Sólo así se explica que el pueblo en el que está “The Titty Twister” en “From dusk till dawn” se parezca tanto a Tijuana de noche.
24.- Que la gente termine algunas noches en un lugar llamado “Las Pulgas”, Vídeo-Disco-Bar, con todo lo que semejante definición deja a la imaginación.
25.- Que haya casi tantos sitios para llamar por teléfono al otro lado como farmacias.
26.- Que hasta en Tijuana se dé esa horrible moda de ponerle cuernos y nariz de reno a los coches por ser Navidad.
27.- Que Tijuana está lleno de subidas y bajadas de 45º para poner a prueba la caja de cambios de los coches.
28.- Que aún estando al lado de la frontera, el humor mexicano sigue presente en todo momento.
29.- Que ni Tijuana se libra del reggaeton.
30.- Que como en todas partes, hay monumentos incomprensibles, como éste de las Tijeras que todo el mundo lo considera un homenaje a las madres… “porque nadie sabe qué madre (cosa) es esa”.
31.- Que Tecate no es una cerveza, sino un sitio cercano a Tijuana.
32.- Que hay estatuas de Moctezuma, pero también de Abraham Lincoln. De Obama no encontré ninguna aún.
33.- Que la tradición de estatuas no implica que no pueda haber tecnología cerca.
34.- Que el tráfico en Tijuana es para valientes de cuatro testículos porque hasta las glorietas son accesibles para todos en todo momento y desde cualquier lugar.
35.- Que si una avenida tiene cuatro carriles, los coches circulando por todos ellos intentarán cambiar el máximo número de veces posible de carril, para así paralizar a los coches que ya venían por ellos. La diversión aumenta cuando el que se cambia de carril es un autobús, que estando de lado puede ocupar tres simultáneamente.
36.- Que la luz es muy rara, de película, tanto que hasta los billboards de campañas relativamente recientes, como la de Ciel, ya están amarillentos por el sol.
37.- Que existen paletas de color muy raras cuando venden coches.
38.- Que en un TGI Fridays (de estilo Applebees o Chilis), los camareros te pueden cantar un cumpleaños aunque no sea tu cumpleaños, como a una de las presentes.
39.- Que el helado que te sirven por tu no-cumpleaños te sonríe antes de comértelo.
40.- Que hay joyas automovilísticas auténticamente preciosas, será cosa de estar de los dos lados.
41.- Que Optimus Prime estuvo en Tijuana antes que yo.
42.- Que los autobuses de pasajeros son fascinantemente extraños.
43.- Que estés donde estés en Tijuana, siempre hay más Tijuana para ver desde donde estés.
44.- Que el muro que separa Estados Unidos de México existe y es muy muy ancho.

45.- Que en la zona de tolerancia todo está abierto 24/7 (por lo general, una zona de tolerancia es un distrito donde existen negocios relacionados con sexo)
46.- Que en cualquier momento, un desconocido se puede acercar en coche a ofrecer peticiones de amistad ligeramente punk.
47.- Que no importa si vas de fiesta con zapatillas de andar por casa.
48.- Que Apolo, el dueño de ese colorido colorado lugar llamado “Dragón Rojo”, me pregunte si se puede tomar una foto conmigo cuando el famoso es él.
49.- Que es fantástica una calle donde puede haber bares que se llaman Fracaso.
50.- Que esa misma calle, que sólo tiene entrada pero no salida, desemboque en una placita de diversas tiendas.
51.- Que esa misma calle esté llena de putas y mariachis, y que cuando las primeras tienen frío y van en pareja a por una sopa o un hot-dog, siempre haya algún mariachi que las siga cantándoles y tocando su guitarra. Esto es maravilloso porque, en ese cortejo, a las prostitutas se las trata como a mujeres y no como a un pedazo de carne.
52.- Que algunas farmacias tienen una forma extraña de intentar conseguir ventas de Viagra.
53.- Que en la Avenida Revolución apenas haya gente porque estén todos en la calle Sexta.
54.- Que puede existir un DJ que se llame DJ Travolta.
55.- Que hay locales en Tijuana donde la gente fuma tanta marihuana que los perros del otro lado de la frontera ladran al detectar estupefacientes.
56.- Que “Dandy del Sur”, el famoso local al que Nortec Collective le dedicó una canción, está abierto de nuevo. Porque un día lo cerraron, snif.

57.- Que la probabilidad improbable de encontrarse a un amigo artista gráfico durante un viaje se vuelve probable si uno va a Tijuana. Hola, saluden al extraordinario y talentoso Daniel MenesesMixmasterStarfuckers. Él frecuenta el “Dandy del Sur” y yo no lo sabía.
58.- Que hay un reloj-arco-cosa rara que pone “Bienvenidos a Tijuana”. Típico, ¿no?
59.- Que en la Avenida Revolución, tanto al ir como al venir, hay gente terriblemente persistente en intentar que entres a su bar, restaurante, table-dance o lo que sea.
60.- Que en la calle Coahuila las prostitutas no van por parejas en busca de sopa o hot-dogs, sino de clientes. Igual que los travestis. Debe ser interesante el reparto de territorios de esta zona.

Tijuana y Google Maps

61.- Que N cervezas + N tequilas después del “Dandy del Sur” decidamos irnos a Playas, a ver la separación de la frontera de los dos países, eso que sólo se ve en películas o vídeos de Youtube.
62.- Que N tequilas después, la mente de uno está tan blureada como las fotos que toma.
63.- Que antes había sólo una barrera que separaba las dos partes, y la gente que llegaba podía hablar con sus seres queridos al otro lado de la valla. Ahora hay dos cercas y un espacio de unos 50 metros entre ambas. Bye, bye, ser querido.
64.- Que el muro que desemboca en la playa está lleno de cruces blancas unidas por un hilo, conmemorando a los que perdieron la vida intentando cruzar. Cuando sopla el viento, las cruces se mueven. Cuando se mueven, suenan. Dicen que cuando suenan las cruces un ángel recibe sus alas.
65.- Que en la frontera hay un faro, pero no se sabe si da luz a los barcos o ilumina las cercanías como si fuera una prisión.
66.- Que en el límite de las dos partes, un monumento celebra la exclusión en vez de la cercanía.
67.- Que los muertos hay alguien que los cuenta.
68.- Que la temperatura a las 5am es de unos 2ºC y la del agua de -5ºC, para que uno piense en cómo es la vida en este lado que hace que merezca la pena buscar el futuro en el otro.
69.- Que siempre hay una patrulla vigilando preparada para disparar.
70.- Que de regreso a Saltillo, uno escucha Nortec Collective o Vargas Blues Band y su “Blues latino” distintos a como eran antes de ir a Tijuana; será por el contexto.

Tijuana se resume en esta estrofa de una canción llamada “Playbox”:

“Come on in, come inside. Your satisfaction is guaranteed. You don’t like it, you don’t pay. You don’t pay, i call the police.”

Tijuana es dantesco, grosero y delicioso. Y peligroso y mestizo, de la clase de mestizaje fronterizo que se da por contagio, como si fuera radioactivo. Por eso, cuando vas a Tijuana nunca regresas igual que fuiste. Qué suerte vivir en Tijuana. Tijuana makes me happy.

Published by

Daniel Granatta

Waiting for the robot takeover. I rewire people.

20 thoughts on “Tijuana makes me happy en 30 horas y 70 recuerdos”

  1. Pingback: Daniel Granatta
  2. ea compañero!
    que bueno que has disfrutado esta ciudad a la que tantos descalifican por lo que se dice de ella en los medios comunes…

    Regresa pronto!

    salud.

  3. Pingback: Sue Landgrave
  4. Pingback: Brenda Galvan
  5. Pingback: ensenadita.com
  6. BTL son las siglas de Below the line, que era la categoría donde se metían todas las acciones publicitarias que no correspondían a prensa, radio y televisión, que pertenecían a la categoría ATL (Above the line) En BTL puedes incluir guerrillas, marketing directo, etc, y al principio de la publicidad en Internet, ésta era catalogada como una disciplina más dentro de BTL, aunque yo digo que ya no pertenece a ella porque en realidad lo absorbió todo 🙂

  7. aww 🙁 io creia q no habia venido a tj.. haha y yo preguntandole que si le gustaria participar en un simposium de mkt.. perdon U.u .
    Bueno cuando me toque organizarlo..(que faltan como dos años mas , y si es que aceptan mi propuesta),me encantaria tenerlo a usted como conferenecista n.n!!

  8. no maaaa jajaja me encanta tu forma irónica y sarcastica de retratar tu entorno. definitivamente me he convertido en tu fan. Ya me dieron ganas de visitar Tijuana!! por cierto, cual es la página de los cursos que imparten??

  9. Po zí zeñó!
    Tijuana es esto y más…
    Es contrastes, nunca monotonía… Sorpresa en la cara muchas veces y más veces aún en el pensamiento y en el corazón.
    Es… una tarjeta que el banco español te bloquea porque has intentado hacer una compra o sacar dinero aquí y cuando les llamas para preguntar por qué te dicen: es que Tijuana… a quién se le ocurre irse allí!
    Es ver orgullo en la mirada de alguien nacido aquí… y al segundo siguiente es ver pasar una nube por esa misma mirada, mientras baja la vista…, toma su vasito de shoot de tequila y vuelve ese orgullo a sus ojos…
    Es desengaño por amor, dolor, muerte y duelo, fiesta, alegría, desenfreno, miedo, valor, simpatía, confianza y desconfianza… donde muchas veces lo que es bueno es malo y lo que en otras partes del mundo es malo, aquí es bueno… o bueno… quizás no! jajaja… Quién sabe… Bueno, en fin… no me enrollo…
    Después de más de un año por aquí viviendo… Tijuana…
    Es todo y es nada… Tijuana llena y vacía el corazón… Tijuana es… es Tijuana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *