Twitter, en más de 140 caracteres

En otro rampante ataque al teclado, esta vez se me dio por volcar algunas cosas que venía pensando durante las últimas semanas acerca de mi relación con Twitter. Hubiera preferido twittearlas, pero la verdad es que de vez en cuando uno se da cuenta que los 140 caracteres apenas alcanzan para contar algo…

La verdad es que tardé bastante en abrir una cuenta, recién al iniciar el 2009 empecé con ello. Así como he experimentado varias veces ser un “early abandoner” de varias plataformas, en este caso me tomé la libertad de ir de “late adopter”…

twitter3-657x245

Estaba en Londres participando como jurado de los ya desaparecidos Mouse Awards, organizados por Microsoft Advertising y me pareció interesante ir contando algunos momentos de dicho evento desde Twitter: textos cortos, en tiempo real y al mismo tiempo, la posibilidad de intercambiar opiniones, chistes y pensamientos con el resto de miembros del jurado. También había coincidido que la gente de Nokia me había elegido para ser durante un tiempo un Nokia Ambassador, y tenía en mi poder y listo para sacarle el juego un flamante Nokia N96. Para ese entonces ya había abandonado Facebook, me agobiaba la cantidad de “trabajo” que había que hacer para mantener un perfil medianamente activo y la constante invasión de personas que no conocía que pretendían ser amigos (para fines profesionales me quedo con espacios como LinkedIn, Cargo Collective y Behance, pero para fines personales definitivamente Facebook no es para mí). La experiencia estuvo buena, y la posibilidad de poder compartir un evento en tiempo real desde dentro siendo por momentos algo así como un cronista me gustó (vaya si tardé en descubrir lo que hacía tiempo se venía llamando “periodismo ciudadano”, ¿no?).

Tanto a nivel personal como a nivel profesional, Twitter es una herramienta que me permite varias cosas: enterarme de todo de manera inmediata, poder interactuar con esas mismas fuentes de información, retwittear aquello que me parece que puede ser interesante para alguien más, indagar y ahondar en temas relacionados a hobbies, intereses y consumo cultural, seguir la cobertura de eventos en vivo en los que no esté físicamente o complementar la experiencia de aquellos en los que sí esté presente, o intercambiar información, opiniones o material audiovisual o de lectura interesante con amigos y colegas. Por momentos puede cumplir el papel de un feed de RSS, en otros puede reemplazar a los mensajes de texto o los mails, como también puede llegar a sustituir a Google a la hora de buscar información sobre determinados tópicos o temas.

No encuentro nada que me disguste de Twitter, quizá sí el hecho de que haya gente o entidades que pretendan actuar en Twitter como se actúa en otros espacios tales como Facebook. Twitter es básicamente una plataforma de distribución de información, no una red social. Lo de “Te sigo, ¿me sigues?”, es producto del accionar de gente que no entendió lamentablemente de qué va esto.

En el terreno de lo profesional (publicidad, marketing, etc…) Twitter puede ser funcional y conveniente para acciones de comunicación publicitaria en tanto y en cuanto lo que se proponga hacer allí no de vueltas todo el tiempo alrededor de un monólogo o una oda a la autoreferencia, como todo en Internet. Si cumple una función específica y lo que se plantea la marca en dicha plataforma tiene un claro objetivo, perfecto, se podrá ver hasta dónde y qué tan lejos se puede llegar en plan de ese objetivo. Pero estar por estar, querer mantener un espacio para bombardear a la gente o para saludarla los lunes con un “buen día” pensando que eso generará algún tipo de empatía, pues la verdad, mejor no.

william-haefeli-you-d-know-that-about-me-if-you-followed-me-on-twitter-new-yorker-cartoon1

En el terreno de lo personal, no es casualidad que de algunos hechos importantes o grandes de los últimos años me haya enterado por Twitter, creo que eso nos viene pasando más o menos a todos. En este momento me vienen tres hechos que fueron noticias y que dieron la vuelta al mundo por una buena cantidad de días luego de ocurridos, pero de los cuales me enteré “en vivo y en directo” por decirlo de alguna manera, vía Twitter: en primer lugar, el amerizaje de un avión de U.S. Airways en el Río Hudson, en frente de la ciudad de NY: la primera foto que hubo de este suceso circuló por Twitter porque justamente a esta plataforma la subió Janis Krums, un muchacho que viajaba a bordo de un ferry que se acercó al avión mientras flotaba para dar asistencia a los pasajeros y tripulación afectados por el accidente, que por suerte no fue tragedia. Dicha foto sigue estando donde fue publicada originalmente y tiene nada más y nada menos que más de 900.000 vistas y más de 600 comentarios:

There's a plane in the Hudson. I'm on the ferry going to pick...

Janis Krums, mientras tanto, se presenta hoy en día en la web como “The Miracle on the Hudson Photo Guy”.

Lo siguiente que recuerdo haberme enterado por Twitter fue de la muerte de Michael Jackson. Estaba yo en ese momento en una reunión por demás larga y aburrida (propongo un tema para tratar aparte: en la época de los 140 caracteres para decirlo todo, ¿qué tan extensa puede ser una reunión?) y chequeando tweets vi cómo un hashtag asociado al deceso de Michael Jackson ardía a una velocidad imparable. Luego de chequear con fuentes fidedignas también en Twitter (ABCNews o CNN, por caso), pasé el dato en la reunión, lo cual sirvió para hacer un necesario break y conversar acerca del “King of Pop” durante unos minutos.

Lo otro que recuerdo de haberme enterado en primera instancia a través de esta plataforma fue el terremoto que tuvo lugar en Chile en febrero de 2010. Los primeros tweets de gente amiga que vivía allí preguntando para comprobar si se había sentido en otras regiones o tratar de establecer contacto con familiares y amigos, fueron sucedidos por una red increíble de tweets de ciudadanos que usaron twitter para solidarizarse con las zonas afectadas e informar en verdadero tiempo real sobre lo que sucedía minuto a minuto por todo el territorio chileno. El detalle: el “en directo” de la TV chilena siempre e indefectiblemente iba de 5 a 10 minutos más tarde que el “en directo” de Twitter.

Finalmente, demás está decir lo útil que me resulta Twitter para mantenerme informado acerca de tendencias y noticias en el terreno de la tecnología, la innovación, la comunicación, las artes y las ciencias. En principio me vienen a la cabeza algunas plataformas de información interesante / inspiracional como: @NME, @_theinspiration, @TED_tweets, @99u, @FastCompany, @ideo, @Slate, @GeekTyrant, @CreatorsProject, @brainpicker, @Booooooom, @hyperisland, @CreativeSocial, @newmediaage, @futurethoughts, @nytimesbits, @freakonomics, @datavis, @PSFK, @arstechnica, @we_heart, @CreamHQ y @WIRED.

3 thoughts on “Twitter, en más de 140 caracteres”

  1. Alcalde @GustavoMarcano no permitas que eso pase en nuestra amada #Lecheria es la única parte de Venezuela que es territorio seguro ni cuando el caracazo vivimos lo de hoy tome prevención ponga carácter
    lo de hoy viene de minurias maduristas resentidos porque no pueden ponerle mano al municipio un abrazo Dios y la virgen del valle lo bendiga

  2. Hola!, yo cuando necesito publicar un tweet de más de 140 caracteres utilizo tweenjoy.com, no utiliza enlaces externos sino que crea una imagen con el texto a la que puedes añadir fondos y colores, y luego la adjunta al tweet.
    Saludos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *